La pandemia reforzó de manera rápida los beneficios del comercio electrónico y pagos sin contacto, tanto en Argentina como en otros países de Latinoamérica.

"Este comportamiento del consumidor empieza a correr al efectivo para darle lugar a los pagos digitales. Las transacciones online se están incorporando como un nuevo hábito en la sociedad y por eso es importante que la tecnología y las regulaciones acompañen esta transformación. Cada vez debe ser más fácil para todos el manejo de su dinero y el acceso a los canales electrónicos", comenta Laura Iglesias, CEO de Evolution Invest.

Un total de 2,6 millones de personas comenzaron a utilizar por primera vez en abril el denominado "dinero electrónico", a través de distintas aplicaciones o medios de pago, en medio de las recomendaciones para evitar el contagio de Covid-19 mediante el contacto con billetes físicos, según lo reflejado en un informe de la Red Link.

En un año, se sumaron 5,5 millones de clientes a distintas plataformas de movimientos de dinero a través de los cajeros automáticos, la computadora o el celular, y las diversas aplicaciones para hacer pagos, transferencias, depósitos, o carga de la billetera virtual o de la tarjeta de transporte o de celular, entre muchas otras. Ascendió a 34,5 millones de usuarios.

El mayor crecimiento en abril respecto de marzo en materia de usuarios que se incorporaron al uso del dinero electrónico, se registró en el segmento de las transferencias inmediatas: 966.819 (23,7%).