Mientras que la mayor parte de empresas en el mundo aplicaba el teletrabajo o enviaba a sus empleados a sus casas durante la pandemia del coronavirus (Covid-19) para evitar más contagios,  Microsoft mantuvo a sus empleados durmiendo en centros de datos durante el confinamiento.

Esta decisión se llevó a cabo porque algunos de los empleados de Microsoft, dado el aislamiento y la importancia de sus puestos laborales, tenían miedo de quedarse atascados en algún momento y no poder completar su camino de casa al trabajo y viceversa.

"Escuché historias asombrosas sobre personas que realmente duermen en centros de datos. En ciertos países había un gran obstáculo, por lo que nuestros propios empleados optaban por dormir en el centro de datos porque estaban preocupados de quedarse atascados en un obstáculo al intentar llegar a casa", dijo Kristen Roby Dimlow, vicepresidenta de la empresa en una conversación con los analistas de Morgan Stanley Josh Baer y Mark Carlucci.

Dormir en los pasillos

Cabe aclarar que los centros de datos no son lugares cómodos para dormir, sino todo lo contrario, ya que los pasillos pueden estar calientes por el aire de los servidores o fríos por el aire acondicionado que evita el sobrecalentamiento de las máquinas. A pesar de darse a conocer ese dato, no fue revelado en qué lugar y cuántos empleados dormían en el lugar.

Con la aparición del Covid, "la compañía cambió varios aspectos de su trabajo en el centro de datos aseguró", dijo Noelle Walsh, vicepresidenta corporativa del grupo de Innovación y Operaciones en la Nube de la compañía, en una entrevista con CNBC en abril.

"Los empleados podían trabajar desde sus casas si tenían miedo de ingresar a los centros de datos. Cuando la gente no quería viajar en autobús, la empresa ofrecía transporte desde y hacia los centros de datos e incluso permitía alojamiento en un hotel", según informó.

“Tuvimos que trabajar en turnos de día y de noche en algunos casos para hacer el trabajo al mismo tiempo”, reveló Walsh en aquel entonces.