La financiación de litigios, o 'litigation finance', es un fenómeno relativamente nuevo y de muy rápido crecimiento a nivel internacional que consiste en la provisión de fondos por parte de un tercero ajeno al juicio para llevar a cabo una demanda legal meritoria. Esta industria tiene un largo historial en el derecho anglosajón, con varios fondos operando en estos países.

En ese contexto, los emprendedores locales Fernando Folgueiro y Yago Zavalía Gahan crearon Qanlex, una startup de tecnología que apuesta por reclamos y brinda capital a empresas que lo necesiten, a cambio de un porcentaje menor de la sentencia.

A mediados del 2020, levantaron el primer fondo de 100.000 dólares como prueba de concepto, con el cual están financiando clientes en Argentina desde septiembre del año pasado. Además, en marzo de este año, hicieron la primera ronda de inversión, levantando 600.000 dólares de fondos de Venture Capital, entre ellos The LegalTech Fund (basado en Nueva York); J ventures (Boston) y Carao Ventures, con base en Costa Rica. Dado los resultados extraordinarios del primer fondo, con retornos por encima del 95% en dólares, actualmente, están lanzando un segundo fondo para invertir en todo Latinoamérica y Europa. El objetivo es financiar demandas que van entre 100.000 y 500.000 dólares.

Esta iniciativa no sería posible sin la colaboración de la tecnología, ya que el fondo de inversión de Qanlex no opera como uno tradicional, sino que cuenta con un desarrollo que les permite hacer escalable el modelo y llegar a nuevas regiones. En ese escenario surgió la creación de Case Miner, un software de screening que revisa todas las demandas activas, las parametriza, y utilizando modelos de machine learning, las rankea para encontrar aquellas que son más atractivas.

"Nuestro software nos permite ser extremadamente eficientes y escalables y nos ayuda también a evitar sesgos humanos y poder basarnos en lo que dicen los datos. Siendo una compañía que se lanzó al mercado recientemente, ya llevamos revisadas más de 6 millones de demandas, asegurándonos de encontrar las mejores", comentó Zavalía Gahan, fundador y socio de Qanlex. El ejecutivo agrega que: "un abogado puede estar sesgado por su experiencia personal de haber llevado a cabo una cantidad limitada de litigios; en cambio, a través de modelos de data science se pueden establecer correlaciones tomando todos los datos disponibles".

En la empresa aseguran que en el futuro las personas considerarán a las demandas como un activo más, y el financiamiento para enfrentarlas ya no será un problema. Por ejemplo, en mercados como Estados Unidos donde el uso de este tipo de financiamiento creció 1.000% en los últimos siete años, consideran que en Argentina y en América latina la financiación de litigios va a adoptarse mucho más rápido. En este nuevo paradigma, tener los datos y modelos eficientes de machine learning para analizarlos, les va a dar una ventaja competitiva fundamental.

"Venimos a nivelar la cancha porque nos aseguramos de seleccionar las demandas más meritorias, de ayudar a las compañías a financiar litigios, contribuyendo a que éstas puedan acceder a la justicia y de cobrar un porcentaje sólo si el juicio sale de manera positiva. Esto termina siendo un "win-win" para ambas partes", finaliza Folgueiro, co-fundador de Qanlex.