El sector gastronómico es uno de los más golpeados por la pandemia del Covid-19 y la tecnología comienza a convertirse en un aliado no sólo para sobrellevar la época de aislamiento sino también  para preparar a los comerciantes para la “nueva normalidad”.

En este contexto de incertidumbre,  Agustín Perrotta,  ingeniero en informática de la UBA y Nicolás Merlis, estudiante de ingeniería en sistemas de UTN, decidieron darle impulso a Loveat, una herramienta que fue creada hace tres años, cuando nadie imaginaba la realidad actual.

Los emprendedores, ambos de 27 años, aseguran que la tecnología ayudará a la recuperación económica del rubro. Indican que la aplicación web le permite al sector eliminar las comisiones que cobran actualmente las empresas de delivery, como Glovo y Rapi, que van del 30% al 40 por ciento. Además, incluye el servicio de “carta digital” que ya se está implementando en Europa y que será imprescindible para la reapertura de los locales post-cuarentena. La empresa propone cobrarle al comercio un fee mensual de $1000 + impuestos por sucursal. Aseguran que es mucho menos de lo que le cobran las plataformas de pedidos.

Cuando los restaurantes reabran con los nuevos protocolos, el cliente podrá escanear el menú mediante un código QR, mirarlo en su celular, hacer su pedido e incluso pagar desde su móvil, sin necesidad de tomar contacto con la carta tradicional, que tiene un alto grado de contagio. Además, le permitirá al dueño del local de comidas configurar su carta online y actualizarla en tiempo real. Este sistema ya está implementado con éxito en otros países. “Tanto en España como en algunos lugares de Estados Unidos ya prohíben la utilización de los menúes físicos”, cuenta Perrotta.  

Sin embargo, hasta que los restaurantes comiencen a funcionar, cada local que se suma a la herramienta tendrá un link de acceso único a su menú. Los gastronómicos pueden compartir ese código con sus consumidores por redes sociales y ellos hacer sus pedidos por WhatsApp. Cada comercio tiene la potestad de ponerle precio o no al envío.

Entre sus 200 clientes actuales se encuentran la cadena Subway, Hard Rock Café, Tanta, Mooi y la Panadería de Pablo. Proyectan un crecimiento exponencial que les permitirá continuar invirtiendo en el desarrollo de soluciones innovadoras orientadas al sector gastronómico.

 “Cuando el cliente genera el pedido tras el uso de nuestra herramienta, directamente le llega la orden al local, con el pedido exacto, el nombre de quién lo retira, la dirección o la mesa asignada, junto con la forma de pago, que es efectivizada por una fintech local”, precisó Perrotta.

Más notas de

Gustavo Grimaldi

Chocolate de exportación: las empresas de Bariloche se abren camino en el exterior

Varios locales de Bariloche han tenido que cerrar ante la falta de turistas y estudiantes

Un holding integrado por el grupo Pérez Companc buscar comprar hasta 90% de Vicentin

La empresa tiene contratos de producción con muchas empresas

Subastan tierras en Pilar, Uruguay y en las provincias de Córdoba y Mendoza

En el entorno del lote de Pilar hay barrios establecidos

Marriott cierra el Sheraton, hace las valijas y se va de Córdoba

Los dueños del edificio analizan que utilidad le darán de ahora en adelante

Un fondo del gobierno británico invierte en una empresa creada por una argentina

Sofía Gancedo promete retornos promedio del 9,4% en dólares

Hornos eléctricos: la competencia entre las empresas levanta temperatura

Los hornos se utilizan en los hogares y también en muchos comercios

Dark Stores: los supermercados también libran su batalla en ese nuevo segmento de negocios

Los lugares se stockean a diario según el tipo de consumo de esa zona

Remates de propiedades sin herederos, una oportunidad para inversores inmobiliarios

Sobre la avenida Alvear hay varias propiedades sin herederos

Supermercados: la marcas propias ganan cada vez más protagonismo en las góndolas

Los consumidores buscan hacer compras cada vez más inteligentes

Desabastecimiento: por falta de oxígeno, la siderúrgica Gerdau detiene su producción en Santa Fe

La demanda de oxígeno de la planta durante abril iba a ser de 1.403.000 metros cúbicos