Pese al coronavirus, en el primer trimestre el Grupo Arcor mejoró ampliamente los números en rojo del mismo período del año pasado. En los primeros tres meses del 2019, la multinacional cordobesa registraba un pérdida de $874 millones por la devaluación y la recesión. En cambio, en 2020, finalizó el primer trimestre al 31 de marzo de 2020 con ventas por $34.640 millones y una ganancia de $476,6 millones.

Su situación no es ajena al contexto nacional, en comparación al mismo período del año anterior, las ventas totales del Grupo disminuyeron 7% en pesos y 5% en volumen. Las operaciones de Argentina, que incluyen las exportaciones a terceros, representaron el 70% de las ventas consolidadas, mientras que las de sociedades del exterior completan el 30% restante.

El Grupo Arcor señaló: "La performance alcanzada refleja una mejora en relación al mismo período del año anterior, gracias a diferentes acciones llevadas a cabo durante el 2019". El giro de timón incluyó fuertes políticas de contención de costos, que según la empresa "lograron capturar eficiencias operativas, con un adecuado manejo del capital de trabajo".

Arcor se ajustó el cinturón y redujo sus costos fijos y el estricto control de los niveles de stock, con el consecuente ahorro de costos logísticos y de inventario asociados. Para atravesar este difícil momento, causado por la pandemia del coronavirus, el Grupo continúa aplicando políticas tendientes a mantener niveles adecuados de liquidez, a efectos de asegurar el cumplimiento de sus obligaciones y financiamiento de las operaciones.

El contexto cambió por el brote del Covid-19, se vieron afectados los volúmenes de ventas de algunos de sus negocios. "Como empresa de alimentos de consumo masivo y de insumos para la industria, Grupo Arcor tiene un rol esencial para la sociedad y sus plantas se encuentran operando bajo estrictos protocolos de actuación y dando cumplimiento a las normativas, disposiciones y recomendaciones dispuestas por las distintas autoridades de salud pública y demás organismos competentes", señaló en un comunicado.

Arcor no sólo redujo sus pérdidas sino que, pese a la pandemia, siguió elevando su participación accionaria en Mastellone y no frenó el desembolso de casi US$4 millones para alcanzar el 49% su participación en la láctea. Sigue firme su idea de inaugurar antes de fin de año su primera planta industrial fuera de Latinoamérica, más exactamente en Angola. Proyecta una inversión de US$45 millones con un socio local que se encargará de la distribución de las tradicionales golosinas y galletitas de la firma en países como el Congo, Zambia, Namibia y Bostwana, mercados en donde la alimenticia ya tiene presencia.

Más notas de

Graciela Moreno

Ualá llega a México y busca cubrir 60 puestos de trabajo en Argentina

Ualá desembarcó en México

Cierra el hotel Bauen después de 42 años: se va la cooperativa de trabajadores

Después de 17 años de gestión, la cooperativa se mudaría en Octubre

Los shoppings abren sus locales online para poder ir de compras

Shopping online: propuestas para todos los gustos y en cuotas sin interés

Alarmas por multas en la Ciudad por ir a bares y a restaurantes

Controles de tránsito en la Ciudad de Buenos Aires

Llega a la Argentina una empresa chilena que promete reducir costos logísticos

Álvaro Echeverría y Eyal Shats, los creadores de SimplyRoute llegan a la Argentina

El negocio de la digitalización de cartas para bares y restaurantes

Códigos QR para todos, adiós al papel

Sheraton ofrece a empresas cajas de fin de año con catering para fiestas virtuales

Sheraton y Park Tower se reconvierten y ofrecen festejos de fin de año en casa

Volkswagen aumenta su producción para la exportación en su planta de Córdoba

La planta cordobesa de Volkswagen se consolida como una de las más importantes fuera de Europa

Los dueños de Kentucky abren otra cadena de pizzerías

La cadena de pizzerías norteamericana Sbarro llega de la mano de Kentucky

El empresario que trajo los termos Stanley, trae la novedad en juguetes sexuales

Facundo Mendizábal, el importador de los termos Stanley incursiona en el negocio de los juguetes sexuales