El economista Pablo Ceriani tomó los controles de Aerolíneas en diciembre pasado, unos días después de la asunción de Alberto Fernández como Presidente de la Nación. El reemplazante de Luis Malvido, que ya había sido parte de la empresa a lo largo de seis años hasta el 2015, tenía como uno de sus objetivos principales recuperar rutas internacionales y bajar el déficit operativo.

Sin embargo, unas semanas después de asumir, todos los planes que el ejecutivo tenía para la línea aérea de bandera comenzaron a diluirse. En los primeros días de marzo, los efectos de la pandemia comenzaron a sentirse: algunos pasajeros que tenían que volar a Europa empezaron a cancelar sus tickets y a pedir el reintegro del dinero. La golpeada caja de Aerolíneas comenzaba a sufrir. Unos días después, ante el avance del coronavirus en todo el mundo, la propia compañía decidió darle de baja a todos sus vuelos y, a partir de allí, se intensificó el plan de contingencia que tuvo su hito en las últimas horas, con el anuncio de la fusión entre Aerolíneas y Austral, una marca que dejará de existir tras casi 50 años.

A través de un mensaje interno a sus 13.000 empleados, en donde comunicó algunos detalles de una operación que se terminará de concretar a fin de año, Ceriani especificó que las pérdidas del 2019 ascendieron a USD680 millones y este año "serán aún mayores", lo que deberá cubrirse en parte con "aumento de la deuda con proveedores e instituciones financieras y en su gran mayoría con aportes del Tesoro Nacional. "El esfuerzo que el Estado Nacional realiza para sostener la compañía está al borde de ser imposible", detalló el número uno de la empresa.

Según explican especialistas del sector aerocomercial, la alianza implicará ahorros cercanos a los USD100 millones anuales gracias a una gran reestructuración que desembocará en el fin de tareas duplicadas.

Fuentes cercanas a la compañía aseguraron a BAE Negocios que, por ahora, no habría despidos aunque no descartaron que se active un plan de retiros voluntarios y jubilaciones anticipadas. Del total de empleados, Austral aporta cerca de 3.500 personas. En la actualidad, el grupo cuenta con 71 aeronaves, de las cuales 45 pertenecen a Aerolíneas y el resto a Austral.

Según Ceriani, está etapa le dará pasó a dos nuevas unidades de negocios. Una de ellas servirá para brindar mantenimiento de aeronaves a otras empresas y proveedores de la industria con una "lógica independiente y que aprovechará la reputación ganada por la compañía en materia de seguridad", con especial énfasis en las certificaciones internacionales con las que cuenta y en materia de infraestructura. Esta subsidiaria permitirá generar USD33 millones extras en su primer año, explica el sitio Aviacionline.

Además, también se creará otra subsidiaria de cargas, a partir de la buena experiencia de los reciente vuelos a Shanghai (China) para traer insumos médicos al país. Ambas permitirán incrementar la facturación y abrir nuevos mercados.

Según el portal especializado, todas las medidas que tome Aerolíneas para que su negocio sea más eficiente "generará ahorros impositivos por USD13,5 millones; otorgará ingresos directos por USD42 millones extras al mejorarse la eficiencia en cuanto al uso de la flota; generará más USD8 millones de ahorros producto de la reorganización de la estructura interna y USD2,5 millones como producto de eliminación de horas extras.

En las últimas horas, los diferentes sindicatos de la compañía se mostraron sorprendidos con la noticia y, en su mayoría, hicieron notar su descontento por la fusión. Por caso, la Unión de Aviadores de Líneas Aéreas (UALA), que nuclea a los pilotos de Austral, se declaró en Estado de Alerta por la "decisión unilateral e inconsulta de llevar adelante un proceso de fusión de empresas, con la consecuente desaparición de una de las compañías más antiguas y prestigiosas del país, Austral Líneas Aéreas".

 

Panorama mundial

 

Los ajustes y los salvatajes económicos no le son ajenos a casi ninguna aerolínea del mundo que opera en uno de los sectores más afectados por el Covid-19. "En el escenario actual, muchas aerolíneas del mundo desaparecerán. Otras, aplican ajuste salvajes para intentar sobrevivir. Nosotros, tenemos un plan de crecimiento y transformación. Pero ese crecimiento sólo puede materializarse sobre un esquema de trabajo eficiente y sustentable", asegura Ceriani.

En Europa, en donde hay economías con mejor salud, los países están tirando los salvavidas. Air France recibirá una ayuda estatal de 7.000 millones de euros. Iberia y Vueling han suscrito recientemente sendos contratos de financiación sindicada con el Instituto de Crédito Oficial (ICO) de España por un importe que entre las dos asciende a 1.010 millones de euros. Por su parte, el Estado alemán está dispuesto a destinar ayudas por 10.000 millones de euros a Lufthansa.

En la vereda de enfrente, la irlandesa Ryanair, que podría eliminar hasta 3.000 empleos de pilotos y personal de cabina durante los próximos dos años por la caída de la demanda provocada por la pandemia, ha criticado las ayudas estatales recibidas por las antiguas compañías de bandera nacional para mantenerse a flote durante esta crisis, lo que la obliga a competir en desigualdad de condiciones.

Lufthansa, registra una pérdida operativa antes de extraordinarios de 336 millones de euros, mientras que IAG, integrado por British Airways, Iberia, Vueling y Aer Lingus, ya adelantó que, en su caso, la pérdida será de 535 millones.

En el caso de Estados Unidos, el Gobierno de Donald Trump salió al rescate de las compañías aéreas con un plan de ayudas y créditos de USD25.000 millones. El acuerdo entre el Departamento del Tesoro y una decena de grandes aerolíneas, entre ellas United, Delta, American Airlines, JetBlue y Southwest, tiene como objetivo evitar despidos, obligando a mantener la plantilla y descartar recortes salariales hasta octubre.

Más notas de

Gustavo Grimaldi

American Airlines compra una parte de Jetsmart, la low cost que opera en el país desde 2019

Jetsmart aspira a tener un flota de cien aviones en los próximos tres años

Irsa invierte 6 millones de dólares para transformar al Dot en un shopping con servicios

En donde estaba Falabella ahora hay un Lifestyle Center con tres empresas

En la última década, la cantidad de operaciones inmobiliarias cayó casi 60 por ciento

Muchos propietarios no se resignan a bajar el precio de sus propiedades

El fabricante de calzados Grimoldi refinanciará una deuda de 912 millones de pesos

Llegó a tener setenta y siete sucursales y ahora sólo le queda un puñado

La histórica fabricante de motos Zanella ahora apuesta a las cuatro ruedas

El crecimiento del comercio electrónico potencia el segmento de utilitarios

Banco Columbia le compra la cartera de Tarjeta Shopping al Hipotecario

La tarjeta también es aceptada afuera del circuito de los shoppings

La liquidación de Pullmantur golpea a cientos de viajeros argentinos

La naviera tuvo que suspendier sus operaciones el 13 de marzo de 2020

Una empresa de monedas digitales le pone el nombre al torneo de fútbol de primera división

Las criptomonedas pisan cada vez más fuerte en el mundo del fútbol

Crean la primera plataforma del país para vender "fondos de comercio" digitales

Andrea Bertone: "tenemos ochenta proyectos publicados por USD3,2 millones"

Con 150 millones de dólares, convierten al ex cine América en un complejo de oficinas y viviendas

El compleja trendá entrada por donde estaba el cine América y también por Marcelo T de Alvear