La industria alimentaria fue una de las que nunca detuvo su marcha durante la pandemia. Y en este contexto de aislamiento, algunos empresarios del sector hasta se animaron a continuar con  proyectos que ya venían amasando al año pasado.

Es el caso de Hugo Sebastián Romero Bonomi -uno de los hijos del propietario de la Compañía Americana de Alimentos (Cadasa)- quien recientemente cerró la compra de la española Galletas Asinez, propiedad de la familia Asín y con un plantel de unos 40 trabajadores.

Consultados por BAE Negocios, fuentes de la empresa local no brindaron detalles financieros de la operación pero se apuraron en aclarar que el emprendimiento de España será un negocio independiente de Cadasa, una firma que es presidida por Hugo Ernesto Romero y que tiene  tres fábricas en la provincia de Buenos Aires. Además, desde hace diez años, controla a la casi centenaria marca de galletitas, alfajores y turrones Nevares.

Lo cierto es que el grupo argentino será el socio mayoritario de Galletas Asinez, a través de la sociedad Indi Capital Team, que ha pasado a ser el administrador único, según consta Boletín Oficial del Registro Mercantil (Borme) del pasado 11 de mayo. Esta firma se constituyó en Zaragoza en diciembre a nombre del empresario Hugo Sebastián Romero Bonomi. No obstante, por el momento, la gestión de la firma aragonesa se mantendrá en manos de la familia Asín.

La empresa radicada en Zaragoza atraviesa una delicada situación económica luego del incendio de su fábrica ocurrido hace cuatro años. Las pérdidas que arrastró durante todo este tiempo no sólo la llevó al concurso de acreedores sino también a la necesidad de buscar un socio que haga un aporte de capital, según informa el diario El Periódico de Aragón.

En la compañía española mostraron su satisfacción por esta reestructuración accionarial. “La idea es avanzar y salir del concurso de acreedores”, apuntaron, al tiempo que destacaron que se trata de un socio industrial y del mismo sector que da “continuidad y futuro” a una empresa  fundada en 1958. En este sentido, confiaron en que el nuevo inversor permita “reforzar” la estructura financiera y abrir una nueva etapa dadas las “importantes sinergias” que existen entre ambas partes, con productos y mercados complementarios.

Aunque no se estipuló todavía cómo afectará los cambios a la actividad productiva y comercial, las expectativas son altas en cuanto a la ampliación de la gama de productos que vende o las posibilidades que se abren en exportación, que ahora supone en torno al 35% de la facturación de Asinez.

Cadasa cuenta con tres complejos industriales. En Carlos Keen, tiene seis líneas de producción que hacen panificados, galletitas, alfajores y golosinas. Es un espacio con 14.000 metros cuadrados cubiertos, automatizado con la última tecnología, emplazado en un predio de 25.000 m2. Junto a este lugar funciona un importante centro de distribución nacional e internacional.

En Tortugitas tiene 8.000 metros cuadrados en donde producen  rellenos para alfajores y galletitas, panificados y golosinas en gran escala.

Por último, en Dolores, posee una planta de alimentos lácteos. Desde allí exporta suero, leche en polvo y otros insumos derivados del lácteo a Estados Unidos, Venezuela, Ecuador, Brasil, Chile, China y Arabia Saudita, entre otros. Hoy procesa más de 50.000 litros de leche por día para hacer leche en polvo, yogures, quesos y otros derivados lácteos que venden a terceras marcas.

 

Incendio y pérdidas

 

El incendio sufrido en marzo del 2016 en su antigua fábrica situada en el barrio de Valdefierro, provocó un traslado acelerado de su actividad a la nueva planta del polígono Empresarium de La Cartuja, donde antes del siniestro ya había adquirido una nave de 10.000 metros cuadrados tras pagar unos 7 millones de euros. El cambio de ubicación ya estaba previsto, pero se esperaba hacer en un plazo ordenado de uno o dos años.

Desde que se declaró en suspensión de pagos, la firma galletera ha tratado de encontrar un socio para salir del atolladero, con una deuda acumulada que ronda los 6 millones de euros.

A pesar de los problemas financieros, Asinez ha mantenido cierre estabilidad en su actividad industrial en los últimos años. Las ventas ascendieron el pasado ejercicio a 4,5 millones de euros, una cifra similar a los años anteriores, al igual que la producción, que se situó en 6.700 toneladas de galletitas. La empresa comercializa sus productos en grandes superficies y tiendas tradicionales con sus marcas Asinez, Juma y Golosi.

La crisis del coronavirus tampoco le ha tocado de lleno como a otros sectores. Al ser una industria alimentaria, considerada esencial en las restricciones del estado de alarma, no ha parado de producir desde que se declaró la crisis sanitaria. “Hemos tenido suerte de poder seguir trabajando”, señalaron desde la empresa. Y dentro de las “circunstancias negativas” sobre el futuro de la economía, Asinez no ve grandes amenazas sobre su negocio: “nuestros productos son básicos y van a seguir consumiendo”.

Más notas de

Gustavo Grimaldi

Proyectan una suba de hasta 38% en las ventas de autos del 2021

El nuevo Versa se produce en la fábrica de México

Tras varios meses de pausa, el fideicomiso al costo comienza a despabilar al sector inmobiliario

Tras varios meses de pausa, el fideicomiso al costo comienza a despabilar al sector inmobiliario

El aeropuerto de Ezeiza apura los trabajos para la vuelta de los vuelos

La espera de los pasajeros para el embarque será en el exterior y con distancia

Comienza a engrosarse la lista de empresas chilenas que replantean su negocio en el país

Más empresas chilenas se replantean su negocio en el país

La cerveza Corona empezó a fabricarse en Argentina

La cerveza Corona empezó a fabricarse en Argentina

Una histórica empresa de motos comienza a fabricar en Argentina

Una histórica empresa de motos comienza a fabricar en Argentina

El Gobierno condiciona el regreso de los vuelos para el 1° de octubre

El Gobierno condiciona el regreso de los vuelos

Empresa argentina compra una central térmica en Brasil

Empresa argentina compra una central térmica en Brasil

Las vacaciones de los 80 kilómetros: el escenario que viene en el verano de la pandemia

Las vacaciones de los 80 kilómetros: el escenario que viene en el verano de la pandemia

Aéreas de capitales nacionales se unen para enfrentar la tormenta

Aéreas de capitales nacionales se unen para enfrentar la tormenta