¿Estarías dispuesto a pagar millones y millones de dólares por un auto en una subasta? Mercedes Benz, la compañía alemana fabricante de vehículos, lo hizo posible. Vendió un 300 SLR Uhlenhaut Coupé original de 1955, apodado la "Mona Lisa de los coches" por su emblemática rareza, por 142 millones de dólares.

De esta forma, el jueves 5 de mayo quedará enmarcado como el día en el que un vehículo fue rematado a un precio jamás alcanzado en este tipo de eventos. Si bien no hay datos oficiales sobre el comprador, Forbes informó que el Uhlenhaut Coupé fue vendido a un coleccionista privado durante una licitación totalmente secreta, organizada por RM Sotheby's y Mercedes-Benz en Stuttgart, ciudad de Alemania.

Coleccionistas de autos se sorprendieron al escuchar la noticia

En la actualidad, solo existen dos modelos del 300 SLR Uhlenhaut Coupé, cuyo nombre es en alusión a Rudolf Uhlenhaut, ingeniero alemán que construyó los prototipos de este vehículo en 1955 junto al departamento de carreras de la compañía. Además, según explicó RM Sotheby's fue considerado durante mucho tiempo como "el coche más bonito del mundo". El Uhlenhaut Coupé restante es propiedad de Mercedes-Benz. Actualmente, se encuentra expuesto en el Museo de la compañía de automóviles en Stuttgart.

Por otro lado, los fondos de la licitación serán utilizados por Mercedes-Benz para brindar becas a jóvenes estudiantes de Ciencias Medioambientales y Descarbonización.

Récord absoluto en subastas de autos

Luego de hacerse oficial la venta del 300 SLR Uhlenhaut Coupé de Mercedes-Benz, y transformase en el auto más caro vendido en un remate de este estilo, se registró que el vehículo que ostentaba el récord era un Ferrari 250 GTO de 1962. Alcanzó los 48,4 millones de dólares en 2018.

El 300 SLR Uhlenhaut Coupé triplicó el valor de venta del 250 GTO de Ferrari

Sorpresa para los coleccionistas

La subasta del vehículo de 1955 de Mercedes-Benz llamó la atención de miles de coleccionistas en todo el mundo. No esperaban este accionar de la compañía alemana, ya que se había negado a vender ambos modelos del 300 SLR Uhlenhaut Coupé.

La atracción de este auto tiene una historia particular y dolorosa a la vez. Los bastidores de los dos coches fueron apartados por Uhlenhaut durante la producción. El vehículo terminó transformándose en auto de carreras de la Fórmula 1 y también en coupés para competir en la Carrera Panamericana en Italia.

Sin embargo, en 1955 Mercedes-Benz concluyó su división de carreras luego de producirse una catástrofe en la carrera de la F1 en Le Mans, Francia. Murieron el piloto de Mercedes-Benz, Pierre Levegh, y 83 espectadores. Fue un accidente sin precedentes en la historia del automovilismo. Además, este hecho apartó a la compañía alemana de las carreras hasta 1988.

Le Mans y una trágica tarde para la historia de Mercedes-Benz en el automovilismo