Las empresas de software locales continúan abriéndose camino en el exterior. En el primer semestre, las ventas externas de software y servicios de informática crecieron un 36,4 por ciento. Las exportaciones alcanzaron los u$s831 millones y se importó u$s327 millones, generando un saldo positivo de u$s504 millones.

Pero el número es aún más atractivo si se tiene en cuenta todos los servicios basados en el conocimiento (SBC). En este caso, las exportaciones en ese período de servicios basados en el conocimiento sumaron u$s2.975 millones, lo cual supone un incremento interanual de 27,3 por ciento. En este caso, las ventas externas acumuladas en los últimos cuatro trimestres ascienden a u$s5.742 millones.

Por su parte, las importaciones aumentaron 11,7% durante el primer semestre, lo cual significó un egreso de u$s2.393 millones y un acumulado anual de u$s5.024 millones. Al igual que en el caso de las ventas al exterior, la suba fue generalizada en la mayoría de las categorías. Entre otras, se destacan software, servicios de informática y cargos por uso de propiedad intelectual, indica un informe de la Subsecretaría de Servicios Tecnológicos y Productivos del Ministerio de Producción de la Nación, a cargo de Carlos Pallotti.

Durante este año, el sector también se ha convertido en uno de los pocos en proporcionar nuevos empleos. “El software creó 4.000 puestos de trabajo en el primer semestre del año, lo que es una gran noticia para nuestra industria, y confirma que sigue siendo el principal generador de empleo entre los SBC”, expresó Aníbal Carmona, Presidente de CESSI.

Según las mediciones realizadas a través del Observatorio Permanente de la Industria de Software y Servicios Informáticos (OPSSI) de CESSI, la expectativa para 2017 es de un crecimiento en el empleo de 13,8%, lo que implicaría la creación de más de 12.800 nuevos puestos de trabajo. “Para alcanzar estas cifras, es fundamental contar con el talento capacitado, ya que debido a la escasez de profesionales, en 2016 quedaron 5.000 puestos que no pudieron cubrirse, que hubieran permitido alcanzar los 7.800 puestos que el sector había proyectado”, agregaron desde la Cámara.

En este sentido, según el informe del Ministerio, el número de alumnos en disciplinas relacionadas con el software se mantuvo prácticamente estable durante el período 2010- 2015, con algún leve retroceso, yendo de 112.000 en 2010 a 107.000 en 2015, sin acompañar la creciente demanda de talento del sector.

“Aquí se encuentra nuestra principal problemática y uno de los grandes desafíos para el crecimiento de la industria. En este punto, creemos que es fundamental el trabajo en conjunto con las universidades, empresas y gobierno, y asimismo, la generación de iniciativas como el PLAN 111 Mil por parte del Gobierno Nacional, que contribuyen a formar nuevos talentos”, expresaron desde CESSI.

El estudio del Ministerio también arrojó que la remuneración media de la industria del software es 38% mayor al promedio de la economía y que según estimaciones elaboradas a partir de la Encuesta Permanente de Hogares (EPH) 9 de cada 10 empleos en la industria del software son registrados. Al respecto, Carmona mencionó que “el software es uno de los sectores que crea empleo de mayor calidad. En efecto, según nuestras últimas mediciones, un programador sin experiencia previa (junior), comienza ganando un salario bruto mensual promedio de $19.500”.

  • Un sector que atrae cada vez más el interés de los estudiantes jóvenes

En 2015 había casi 927.000 estudiantes en carreras de grado y pregrado vinculadas a los servicios basados en el conocimiento, 45.000 más que en 2010. En 2015 egresaron casi 60.000 personas de carreras de grado y pregrado ligadas a SBC, 11.600 nuevos profesionales más que en 2010.

El 93% de los estudiantes de carreras vinculadas a SBC correspondían a la modalidad presencial y 54% de los mismos se concentraba en la Ciudad de Buenos Aires y la provincia de Buenos Aires. Siguen en importancia Córdoba, Santa Fe, Tucumán y Mendoza. Los graduados se distribuyen de una manera similar.

La concentración en Capital y Buenos Aires es generalizada y especialmente notoria en el caso de las disciplinas relacionadas con servicios audiovisuales donde ambas jurisdicciones representan 76% del total.

El número total de estudiantes y graduados en disciplinas vinculadas a SBC creció tanto en las universidades públicas como en las privadas, aunque en estas últimas el dinamismo fue mayor.

Las carreras de grado reúnen a 94% de los estudiantes en disciplinas relacionadas con SBC. De todas maneras, debe mencionarse que la educación de pregrado tiene un peso relativo muy superior para Software y servicios de informática (18%) y servicios audiovisuales (11%) respecto de servicios empresariales, profesionales y técnicos, donde prima la formación tradicional de grado.