Campbell Soup espera que un impulso más profundo hacia los snacks salados pueda ayudar a poner fin a una prolongada caída de las ventas.

La compañía de casi 150 años, que está en dificultades a medida que los consumidores abandonan las sopas enlatadas, acordó comprar Snyders-Lance por alrededor de u$s4.900 millones, lo que agrega a su cartera marcas que incluyen las papas fritas Cape Cod, los pretzels de Snyder y el popcorn Pop Secret. La compra agregará a las ganancias de Campbell en el año fiscal 2019, señaló el fabricante de sopa.

Para Campbell, el acuerdo representa una expansión hacia los snacks salados, una categoría de alimentos envasados que ha registrado fuertes ventas en medio de una desaceleración más amplia de la industria.

Esas tendencias han sido evidentes en la empresa con sede en Camden, Nueva Jersey, donde una caída de las sopas ha perjudicado sus resultados.