El fabricante de chocolates italiano Ferrero está cerca de llegar a un acuerdo para adquirir el negocio estadounidense de golosinas de Nestlé por unos u$s$2.800 millones, según una fuente al tanto del tema.

El acuerdo podría firmarse el domingo, dijo la persona, pidiendo no ser identificada porque la información es privada. El negocio, que incluye las marcas Butterfinger y Baby Ruth, está sufriendo una disminución en los ingresos y tuvo ventas de alrededor de 900 millones de francos (u$s915 millones) en 2016, informó Bloomberg.

Ferrero, que tradicionalmente ha eludido las adquisiciones, está realizando una compra excepcional para expandir su cartera más allá de la marca Nutella, los dulces Tic Tac y los chocolates Ferrero Rocher. Para Mark Schneider, el presidente ejecutivo de Nestlé, la compañía de alimentos más grande del mundo, esto marcaría la primera gran desinversión importante y un primer paso fuera de los chocolates.

La negociación muestra que Ferrero está buscando un pedazo más grande en el mercado estadounidense después de comprar Ferrara Candy en diciembre. Eso aumentó su cuota de mercado en ese país a 4,8 por ciento.

El mes pasado, Hershey, que ha sido nombrada como uno de los posibles postores, acordó pagar u$s921 millones por Amplify Snack Brands, para expandirse a los pochoclos y las papas fritas.