Una fábrica de baterías de litio para su uso en el transporte público de pasajeros comenzará a funcionar en Jujuy el año próximo, con lo que se abren grandes perspectivas en torno de un proyecto público-privado que demandará una inversión de u$s80 millones.

"Los sueños que tenemos son muy grandes con la planta de enriquecimiento del litio, la construcción de las celdas y el ensamblado, y de las baterías para colectivos queremos llegar a fabricar megabaterías", dijo a Télam José María Palomares, presidente de la empresa Jemse (Jujeña de Energía y Minería Sociedad del Estado).

El proyecto, que surge de la asociación de Jemse, con el 60% de la operación; y la empresa italiana SERI, con el 40% restante, tendrá tres etapas: la planta de enriquecimiento de litio (u$s40 millones), construcción de las celdas y ensamble de las baterías.

La fábrica será construida en la ciudad de Perico, aunque no se descarta otro lugar por el costo que implicaría el traslado de la producción.

Con la primera etapa del proyecto, de 20 meses, se generarán alrededor de 100 puestos de trabajo directo y más de 250 indirectos.