La Compañía Latinoamericana de Infraestructura & Servicios (Clisa), empresa controlada por el holding cordobés Roggio, avanza en su proceso de canje de deuda. La compañía acaba de conseguir el visto bueno de los tenedores de más del 90% del monto en circulación de las obligaciones negociables que vencen en 2023.

En un comunicado enviado a la Bolsa de Comercio, la firma que nuclea las áreas de construcción, transporte, agua y saneamiento y servicios ambientales del grupo, preciso que la oferta de canje -oficializada el 12 de diciembre pasado- comprendió a obligaciones negociables simples no convertibles en acciones a una tasa nominal de 9,5% anual con vencimiento en 2023. Serán canjeadas por una nueva emisión de obligaciones, con tasa y vencimiento similar, pero garantizadas. Esta situación le permite a la compañía mejorar la calidad de sus bonos y despejar un año y medio el pago de intereses ya que se postergan vencimientos de enero y julio de 2020 y enero de 2021.

Con el fin de cerrar el canje, la empresa convocó a una asamblea extraordinaria de tenedores para ponerle punto final a este proceso.

La empresa de Roggio precisó que el 90,01% del monto total de obligaciones negociables existentes -por un valor nominal de US$270,04 millones- fueron ofrecidas "válidamente" para su canje.

Este porcentaje superó en más de diez puntos porcentuales la condición a la que estaba sujeta la concreción de oferta de canje, que estipulaba que al menos el 80% del capital en circulación debía ser ofrecido de manera efectiva.

"La Sociedad ha procedido a aceptar el ciento por ciento de las obligaciones válidamente ofrecidas en canje a la fecha de vencimiento", agregó.

En base a los números informados por la empresa en el primer trimestre de 2019, en 2018 Clisa cerró el año con una pérdida mayor a $3.832 millones.