Ford suspenderá temporalmente toda la producción de sus fábricas de Estados Unidos, Canadá y México a hasta el próximo 30 de marzo, con el fin de asegurar la salud de sus trabajadores y evitar la propagación del coronavirus y remarcó que aprovechará el cierre de sus plantas para realizar una limpieza en profundidad de las instalaciones y una desinfección.

Esta medida también se adoptó en Europa con el cierre de las factorías de Colonia y Saarlouis (Alemania) y de Craiova (Rumanía) durante "varias semanas", sin precisar la fecha en que volverá a activar la producción de vehículos y motores. El lunes ya había desactivado la operación en la planta de Almussafes (Valencia) después de que tres trabajadores hayan dado positivo en Covid-19.

"Continuamos trabajando estrechamente con los líderes sindicales, especialmente con United Auto Workers (UAW), para encontrar las formas de ayudar a mantener a nuestra fuerza laboral sana y segura, incluso mientras buscamos soluciones para continuar proporcionando los vehículos que los clientes quieren y necesitan", asegura el presidente de Ford en Norteamérica, Kumar Galhotra.

La primera planta en realizar el cierre temporal fue la que se ocupa de ensamblaje de Michigan, después de que un empleado diera positivo en Covid-19, lo que también activó el protocolo de emergencia ante el coronavirus de la empresa, que ha supuesto la completa desinfección de la planta.

Además, Ford instruirá a las personas que han tenido contacto directo con ese empleado infectado para que se pongan en cuarentena y obtengan la atención médica necesaria. Al resto de los trabajadores, les ha pedido que observen los síntomas y busquen atención médica si no se sienten bien.