La Federación de Industrias Frigoríficas Regionales Argentinas (FIFRA) advirtió hoy que será "muy difícil" vender el kilo de asado a 149 pesos según el acuerdo alcanzado entre el Gobierno y algunas empresas.

"Si lo han anunciado, es porque hay empresas que se han comprometido, pero entiendo que son exportadoras que estarían utilizando saldos", explicó el vicepresidente de la entidad cárnica, Daniel Urcía.

En ese contexto, remarcó que "a quienes sólo hagan mercado doméstico, se le hará muy difícil" cumplir la medida anunciada por la Casa Rosada para morigerar el impacto inflacionario en la canasta familiar.

En diálogo con Cadena 3, Urcía aclaró que el precio del asado a 149 pesos "obviamente, debe ser una categoría específica de animal, que no se ha precisado", y explicó que "las categorías especiales del consumo, llamémosle la ternera, no va a entrar en ese precio, porque es casi el valor al que sale a la venta la media res".

Más allá de su advertencia, el empresario consideró que es beneficioso que el Gobierno nacional "haya tomado la iniciativa y hecho una propuesta".

Por su parte, el presidente de la Asociación de Propietarios de la Carnicerías de la Ciudad de Buenos Aires, Alberto Williams, consideró que las medidas anunciadas "son nada más que para llegar a las elecciones", y con relación a la carne, advirtió que "exportan los cortes buenos y a los argentinos les hacen comer grasa y hueso".

Además, manifestó que no se encuentran aliviados con los últimos anuncios del Gobierno y enfatizó que esto es lo mismo de siempre "es el mismo perro pero con distinto collar". A lo que añadió que las carnicerías no tienen stock y no se los van a traer. 

Desde el gobierno explicaron que el 50% irá al Mercado Central y el resto lo van a entregar en los puntos de contacto de los exportadores. "Los frigoríficos exportadores no están en la Capital, por lo que ese poquito que va a tener el Mercado Central no va alcanzar para paliar la situación", aclaró Williams. 

En consecuencia, el paquete de medidas anunciado por la Casa Rosada incluye un acuerdo de precios con frigoríficos exportadores, que se comprometieron a vender 120 mil kilos por semana de asado, vacío y matambre a 149 pesos el kilo en el Mercado Central y en diversas carnicerías, a partir de mayo.

En declaraciones radiales, Williams explicó que "una carnicería cualquiera puede llegar a vender 200 ó 250 kilos por día. Por eso, no es mucho el porcentaje que va a entregar y es probable que se queden sin stock".

A su criterio, "el Gobierno ha dicho que es algo transitorio.Esto es para llegar a las elecciones, nada más. La gente sabe que no es un beneficio". Y añadió: "Yo quisiera saber qué va a pasar después".

El directivo advirtió también que se "exportan los cortes buenos y queda ésto, que es lo que les quieren hacer comer a los argentinos: lo peor que tiene el animal, grasa y hueso. "Por qué el mundo no come asado? Porque es grasa y hueso".

Por último, Williams comentó que "el cliente ahora busca lo que más le rinde, como la carne picada. Y compra mucha menos cantidad".