Las petroleras estadounidenses Devon Energy y WPX Energy han acordado una fusión de iguales en la que esperan crear "un productor no convencional líder en Estados Unidos" valorado en unos USD12.000 millones, según anunciaron ambas firmas en un comunicado.

La firma resultante, que llevará el nombre de Devon Energy, contará con una superficie de 400.000 hectáreas netas en la Cuenca de Delaware, un área geográfica que abarca zonas del suroeste de Nuevo México y el oeste de Texas, y que forma parte de la Cuenca Pérmica, una enorme área sedimentaria al sur de Estados Unidos.

La transacción "crea uno de los mayores productores no convencionales de petróleo en Estados Unidos con una producción de 277.000 barriles diarios", de la cual cerca del 60% provendrá de la Cuenca de Delaware, donde tendrá 17 plataformas de extracción y un "inventario de oportunidades de alto rendimiento" que puede durar años.

"Esta fusión es un acontecimiento transformador para Devon y WPX porque unimos nuestros activos complementarios, capacidades de operación y equipos de gestión para maximizar nuestro negocio en el entorno actual", expresó el presidente y CEO de Devon, Dave Hager, que será el máximo ejecutivo de la nueva entidad.

De acuerdo a los términos del acuerdo, los accionistas de Devon serán propietarios del 57% de la nueva empresa y los de WPX del resto cuando se cierre la fusión, previsiblemente en el primer trimestre de 2021.

Las petroleras esperan ahorrar USD575 millones hasta finales de ese año debido a las sinergias y mejorar su liquidez, que planean destinar a pagar mayores dividendos, reducir la deuda y puntualmente recomprar acciones.