La planta automotriz de General Motors de Alvear, a 20 kilómetros de la ciudad de Rosario, provincia de Santa Fe, reducirá su producción a un turno y llevara delante un plan de suspensión preventiva de sus trabajadores hasta el 31 de enero del próximo año. La medida se debe a la baja en las ventas del mercado brasilero, uno de los principales clientes de la automotriz.

La medida, que será rotativa para los trabajadores, tendría acuerdo con el sindicato de mecánicos (Smata) y tiene como fin sostener las fuentes de trabajo, según dijeron en la empresa, que garantizó el salario básico, aguinaldo y vacaciones.

Según el sitio Rosario Nuestro el acuerdo contempla el cierre de uno de los turnos de producción a partir de una la fusión, por lo que los trabajadores rotarán por grupos y por semanas.

En la planta de Alvear actualmente se fabrica el Cruze II, un sedán de gama media alta que se destina tanto al mercado local como al exterior y es la línea del modelo más vendido de Chevrolet a nivel global.

Mientras que en Argentina los datos de agosto marcan una caída del 25%, las ventas a Brasil hace más de un año que están estancadas.

General Motors Argentina y FOX Media Argentina habían presentado su nueva línea de producción en el Complejo Automotor Alvear en mayo de 2016, cuando informaron que la planta atravesaba una transición tecnológica única en su historia, resultado de un proyecto que planteó desafíos complejos de ingeniería y tecnológicos y que cambiarían la manera de producir automóviles en el país.