El mercado de lujo italiano esta revolucionado. El afamado diseñador Giorgio Armani asegura que está listo para hacer una alianza con un inversor. Por lo bajo aseguran que sería con Exor, el holding de la familia Agnelli. Armani tiene 86 años y no tiene hijos, salvo dos sobrinas, por eso esta buscando dejar el negocio en buenas manos. 

Si bien Dolce & Gabbana negó el martes cualquier acercamiento con Kering, apuestan a "un proyecto italiano más grande".  En un reportaje a Vogue USA, Armani reconoció que el principio de independencia "no es tan estrictamente necesario" y que se ha vuelto posible "pensar en una alianza con una importante compañía italiana", no necesariamente del sector de la moda.

Sin dar más detalles, el diseñador se limitó a indicar "que no se prevé un comprador francés", por lo tanto se excluye a LVMH y Kering. Todas las miradas apuntan al holding de los Agnelli, una de las familias más ricas y poderosas de Italia, que acaba de adquirir el 24 % de las acciones del fabricante francés de zapatos Christian Louboutin, el diseñador de los icónicos estiletos de suela roja. En diciembre de 2020, los Agnelli adquirieron Shang Xia, la marca china de lujo creada en 2010 por el diseñador Jiang Qiong Er en asociación con Hermès.

Giorgio Armani
Giorgio Armani el diseñador italiano de 86 años busca herederos para su marca

Si bien esta familia italiana está ingresando de a poco en el mundo de la moda, es el accionista mayoritario del fabricante de automóviles Stellantis y de Ferrari, pero también del grupo de prensa The Economist y del club de fútbol de Turín, Juventus. Su solidez, es innegable para llevar a cabo una operación de esta magnitud. El grupo Giorgio Armani registró una facturación de 2158 millones de euros en 2019, contó Fashion Network.

Para prepararse para su sucesión, el diseñador creó una fundación que lleva su nombre en 2016 y, como explicó a finales de 2017 en una entrevista con Corriere della Sera, quería transferirle parte de las acciones de la sociedad controladora de su grupo para evitar cualquier riesgo de adquisición o desmantelamiento. Su plan, como le confirmó a Vogue USA, era "pasar gran parte del negocio a su familia".

Giorgio Armani, que no tiene hijos, tiene dos sobrinas, Roberta y Silvana Armani, quienes trabajan en su grupo. El rey de la moda siempre los ha designado como sus potenciales sucesores. Sin embargo, como dijo a la revista, "falta el que decide, todavía no está el jefe".