La glicerina refinada es un derivado de un subproducto del biodiesel que viene ganando mucho terreno. Tal es así que hay varias empresas que le están poniendo el ojo al negocio, como el gigante Renova, el joint venture conformado por Aceitera General Deheza (AGD) y Bunge o la entrerriana Bolzán.

Otra compañía que también está dispuesta a meterse en la discusión es Bojagro, una unidad de negocios del Grupo Bahía Energía. En agosto del año pasado, en el medio de la pandemia, la firma de las familias Bojanich y Barbagelata inauguró una planta de producción de glicerina en la localidad de Ramallo, en donde invirtieron unos 20 millones de dólares. A seis meses de su apertura, el complejo ya produjo 12.000 toneladas y exportó más del 95% a mercados como China, México, Estados Unidos, Sudáfrica, India y Costa de Marfil. La fábrica tiene una capacidad total de 50.000 toneladas. "Tuvimos que poner en marcha la planta en condiciones complicadas. Por la pandemia, no pudieron venir los ingenieros de Estados Unidos que conocían a la perfección toda la tecnología que se instaló. Pero finalmente pudimos ponerla en funcionamiento gracias a la capacidad de nuestros propios ingenieros, Ricardo Nicosiano, Matías Mella y Néstor Astrada", le explica a BAE Negocios, Juan Ignacio Bojanich, Director de Relaciones Institucionales del grupo e hijo de uno de los fundadores.

Desde la puesta en marcha, la planta ubicada en Parque Industrial Comirsa generó exportaciones por 5,5 millones de dólares. La glicerina es utilizada en diferentes industrias, como la aeronáutica, alimenticia, farmacéutica, tabacalera, textil, cosmética y del cuero. Se obtiene tras la elaboración de biodiesel a partir del aceite de soja, tiene un nivel de pureza del 80% y a partir de allí las diferentes empresas que la usan intervienen con sus procesos para llevar la materia prima al 99,7% de pureza.

Más allá de la incertidumbre económica actual, en la empresa son optimistas en cuanto al futuro cercano. En ese sentido, Javier Barbagelata, Director Comercial del grupo asegura que si las condiciones macroeconómicas y el marco jurídico acompañan "sólo por los negocios de biodiesel y glicerina tenemos un potencial de facturación de hasta 400 millones de dólares".

Diversificación

 

Bahía Energía vio la luz en 2010. Juan Carlos Bojanich estaba en el negocio del agro y molinero y rápidamente percibió el potencial que tenía el biodiesel. Tal es así, que seis años después de la fundación ya tenía seis plantas distribuidas entre Bahía Blanca, Ramallo y Junín. Su holding, que emplea a 500 personas en forma directa y unas 2.000 de manera indirecta y factura 250 millones de dólares, tiene cuatro compañías además de Bojagro: Biobahía; Binmac; Las Jotas y Harinas Bajo Hondo.

Bojanich, que hoy comienza a dejarle paso a la próxima generación en su empresa, también tiene otros negocios, como la Nueva Sirena, una cadena de siete panaderías. Además, es dueño de bingos, casinos y tragamonedas.

Más notas de

Gustavo Grimaldi

Chocolate de exportación: las empresas de Bariloche se abren camino en el exterior

Varios locales de Bariloche han tenido que cerrar ante la falta de turistas y estudiantes

Un holding integrado por el grupo Pérez Companc buscar comprar hasta 90% de Vicentin

La empresa tiene contratos de producción con muchas empresas

Subastan tierras en Pilar, Uruguay y en las provincias de Córdoba y Mendoza

En el entorno del lote de Pilar hay barrios establecidos

Marriott cierra el Sheraton, hace las valijas y se va de Córdoba

Los dueños del edificio analizan que utilidad le darán de ahora en adelante

Un fondo del gobierno británico invierte en una empresa creada por una argentina

Sofía Gancedo promete retornos promedio del 9,4% en dólares

Hornos eléctricos: la competencia entre las empresas levanta temperatura

Los hornos se utilizan en los hogares y también en muchos comercios

Dark Stores: los supermercados también libran su batalla en ese nuevo segmento de negocios

Los lugares se stockean a diario según el tipo de consumo de esa zona

Remates de propiedades sin herederos, una oportunidad para inversores inmobiliarios

Sobre la avenida Alvear hay varias propiedades sin herederos

Supermercados: la marcas propias ganan cada vez más protagonismo en las góndolas

Los consumidores buscan hacer compras cada vez más inteligentes

Desabastecimiento: por falta de oxígeno, la siderúrgica Gerdau detiene su producción en Santa Fe

La demanda de oxígeno de la planta durante abril iba a ser de 1.403.000 metros cúbicos