La Corte Suprema de los Estados Unidos falló este lunes a favor de Google, de Alphabet Inc., en una batalla multimillonaria por derechos de autor con Oracle Corp. sobre cómo construyó su sistema operativo para teléfonos inteligentes Android.

La disputa enfrentó a dos gigantes que pelean no sólo en los negocios, sino que también son feroces adversarios que tienen opiniones encontradas en lo que respecta a temas de política tecnológica, muy en debate en Washington en los últimos años y que van desde la defensa de la competencia hasta la privacidad y la amplitud que deberían tener las plataformas en línea para vigilar las publicaciones de los usuarios en sus sitios, describió el sitio Político.com.

Una victoria para  la innovación

Kent Walker, vicepresidente senior de asuntos globales de Google, describió el fallo como una victoria para la innovación. "La decisión da certeza jurídica a la próxima generación de desarrolladores cuyos nuevos productos y servicios beneficiarán a los consumidores", afirmó.

Seis de los ocho jueces fallaron a favor de Google y desestimaron un fallo de un tribunal inferior para Oracle que decía que Android de Google infringía los derechos de autor de Oracle Corp sobre la plataforma de software Java, en una decisión clave sobre cómo se aplican los derechos de autor en Estados Unidos. "La copia de Google no violó la ley de derechos de autor", escribió el juez Stephen Breyer, quien escribió la opinión mayoritaria.

"Asumimos, por el bien de la argumentación, que el material era sujeto a derechos de autor. Pero sostenemos que la copia aquí en cuestión constituye, no obstante, un uso justo. Por lo tanto, la copia de Google no violó la ley de derechos de autor ", concluyeron los jueces.

De esta manera, el más alto tribunal consideró que la copia de Google de algunos códigos de API de Java era un uso legítimo.

Qué son las API

Las API, o interfaces de programación de aplicaciones, son paquetes preescritos de código informático que permiten que los programas, sitios web o aplicaciones se comuniquen entre sí, sin necesidad de saber cómo están implementados.

Oracle adquirió la tecnología Java cuando compró Sun Microsystems Inc. en 2010 y acusó a Google de copiar ilegalmente más de 11.000 líneas de código API de Java para desarrollar Android, que ejecuta más de dos mil millones de dispositivos móviles en todo el mundo.

Al argumentar su posición, Oracle afirmó que el código era protegido por derechos de autor, que debería haber sido pagado por el uso de Google y que, si bien algún código estándar está exento de las protecciones, el código Java era cualquier cosa menos estándar.

Google respondió que los desarrolladores a menudo usan este tipo de código libremente para aumentar la interoperabilidad entre diferentes productos, y que incluso si dicho código es susceptible de derechos de autor, como Oracle había argumentado, debería estar cubierto por las disposiciones de "uso justo" de la ley, que permiten el uso sin licencia de material protegido por derechos de autor en determinadas circunstancias.

La Corte Suprema dijo que el uso de la API de Java por parte de Google "incluía sólo aquellas líneas de código que eran necesarias para permitir a los programadores poner a trabajar sus talentos acumulados en un programa nuevo y transformador".

La opinión de Breyer fue acompañada por Sonia Sotomayor, Elena Kagan, Neil GorsuchBrett Kavanaugh y Amy Coney Barrett. Sólo los jueces Clarence Thomas y Samuel Alito discreparon.