El panorama en el Grupo Garbarino empeora minuto a minuto. Los casi 4.000 empleados siguen sin cobrar sus sueldos hace seis meses, no tienen aportes ni obra social, sólo cobran el Repro, la ayuda del Gobierno. La empresa sigue bajando la cortina de sus locales. Desde el viernes, Carlos Rosales, el mismo que compró la cadena hace un año, ordenó el envío masivo de telegramas de despido a empleados de Compumundo.

Durante la ultima etapa quedaban 46 locales de la cadena especializada en tecnología Compumundo, casi no quedan locales abiertos, si funciona el sitio de venta por internet. El argumento del despido dice que se debe "a la difícil situación económica y financiera que atraviesa la empresa...la sociedad ha registrado una estrepitosa baja de las ventas que empezó a manifestarse a partir de la crisis generada por la pandemia". Sin embarho, Carlos Rosales no desconocía este panorama, ya que oficializó la compra de Garbarino en junio del 2020, en plena pandemia. Se hizo cargo de una empresa en plena cuarentena con deudas millonarias y casi 4000 empleados. 

Despidos masivos en Compumundo

En otra parte, Rosales explica en los telegramas de despidos que "es de conocimiento de todos los trabajadores el enorme esfuerzo para intentar palear esta situación, lo que incluyó la presentación administrativa de un Procedimiento Preventivo de Crisis PPC, así como la búsqueda de un inversor que inyectara capital, circunstancias que por razones específicas y particulares, no han tenido andamiaje". Desde el ministerio de Trabajo informaron que "No se aceptan PPC desde que están prohibidas las suspensiones y despidos". Con repecto a la venta, Carlos Rosales rechazó más de dos propuestas de compra, de Facundo Prado de Supercanal y de un grupo norteamericano porque consideró insuficiente las propuestas de varios millones de dólares que recibió por sus compañías.

En el telegrama, Garbarino culpa a la pandemia de todos sus males y aclaró: "la reciente reapertura de las actividades económicas que permitirían normalizar el negocio no tiene la suficiente fuerza para revertir el daño causado. Ante estas circunstancias completamente externas, imprevisibles, en algún caso insuperables -que exceden el riesgo empresario normal y que de ningún modo podrían serles imputadas a la empresa, no le queda otra alternativa que notificar el despido bajo los terminos del artículo 247". Y en el último renglón declara inconstitucional los DNU del Gobierno y sus sucesivas prórrogas, que protegen los derechos de los trabajadores en pandemia. Se aferra al artículo 247 de la Ley de Contrato de Trabajo que dice que el empleador puede despedir por fuerza mayor, falta de trabajo y causas económicas no imputables al empleador y permitía que se pueda pagar el 50%de la indemnización

El riesgo empresario

Sobre la validez del argumento planteado por Garbarino, el abogado laboralista León Piasek explicó: "Los despidos enviados por Compumundo son nulos e ilegales porque violan los DNU en el marco de la Ley de Emergencia dictados por el Gobierno al inicio de la pandemia. La prohibición de despidos y suspensiones por causas económicas o fuerza mayor o se invoque como causa la pandemia o situación de crisis no tiene validez legal. Los trabajadores pueden impugnar esos despidos, pueden iniciar acciones hasta la Justicia para que se decrete la nulidad. Y si no quieren reincorporarse a Compumundo tienen derecho a reclamar sus indemnizaciones, conla actualización y duplicación vigente con el tope de los $500.000 que preveen las normas de emergencias y reclamar los salarios adeudados. En general, la jurisprudencia es muy clara en rechazar los despidos por art 247 porque lo que prima es el riesgo empresario, estas empresas fueron asistidas por el Estado con ATP, Repro y otras ayudas".

La situación es compleja, la última audiencia en el ministerio de Trabajo fue el 1 de septiembre y no hubo ningún avance.

Mientras tanto, Carlos Rosales sigue prometiendo a los empleados que en estos días habrá novedades de la reconversión de Garbarino. "Se el esfuerzo que están haciendo todos y estoy con ustedes", concluye Carlos Rosales. Por el momento, la única novedad es el despido de 150 trabajadores de su cadena, que temen no poder cobrar ni la indemnización que les corresponde. 

Más notas de

Graciela Moreno

Cierra el Sportivo Teatral de Ricardo Bartis, un emblema del teatro alternativo

Sportivo Teatral con cartel de venta en pleno corazón de Palermo

Se vende una de las discos más emblemáticas de la noche porteña

El frente del icónico local de St Thomas con cartel de venta

Tres empresas invierten 180 millones de pesos y abren sus plantas en Catamarca

El Parque Industrial El Pantanillo apuesta a sumar más empresas

Reabre el emblemático Salón Marabú y vuelve el tango, nació en 1935 como cabaret

Marabú, el único salón tanguero que sobrevivió al Tibidabo, Chantecler y Maipú Pigall. En algún momento fue la discoteca Halley.

Argentina será sede de la protesta mundial contra Amazon

Se realizarán acciones sorpresas en ocho países, una será en una refinería de petróleo argentina

Cerró el famoso pub New Port de Recoleta, fundado en 1988

New Port, un lugar con más de tres décadas en Recoleta

Garbarino presentó su concurso preventivo y se agrava la situación de los despedidos

Más de 2000 trabajadores se quedaron sin Repro y sin indemnizaciones, por ahora.

El shopping OH! Buenos Aires de Recoleta traerá varias marcas internacionales

Así será OH! Buenos Aires, el shopping que se construye donde estaba el ex Buenos Aires Design

Neba fabrica la primera heladera con freezer bajo mesada argentina en Catamarca

Pablo Libson y el equipo de trabajadores de Catamarca con la nueva heladera

Garbarino despidió 1800 empleados, cerró todos sus locales y quiere refundarse

Garbarino cumplió 70 años y cerró todos los locales