Desde hace cuarenta años que no se inauguraba una acería en el país. La empresa brasileña Gerdau, con presencia en el país desde 1998 en alianza con empresarios locales, ya cuenta con una planta de laminación y ahora inauguró una fábrica de acero en la localidad de Pérez, en el Gran Rosario, Santa Fe.

Con una inversión total de u$s320 millones, logrará una integración vertical y sustituirá importaciones brasileñas.

La construcción de la planta comenzó en 2014. Fernando Lombardo, director ejecutivo para Argentina y Uruguay, explicó que “tendrá una capacidad de producción de 650.000 toneladas, pero comenzaremos produciendo 260.000 toneladas de acero, lo mismo que importábamos de Brasil. Nos permite dejar de importar y reconvertir chatarra en acero”.

Gerdau en el 2005 tomó el control de Cipar Aceros, empresa con la que trabajaba en conjunto desde 1998. Hoy convertida en laminadora de productos largos destinados a la construcción civil, hacen barras, perfiles y hierro para construcción.

Para laminar necesitaban traer de Brasil palanquilla que es lo que usan como materia prima. Ahora la fabricarán en Pérez.

Con esta inversión generan 138 empleos directos nuevos, lo que hace un total de 740 empleados directos en el país, pero entre directos e indirectos en total, esta nueva planta dará empleo a 800 personas.

“La justificación económica del proyecto es que ahora podemos producir acero y eliminar los costos logísticos que eran de u$s75 a u$s80 por tonelada desde Brasil. Al producir en la Argentina logramos una reducción y tenemos un efecto derrame”, dice Lombardo.

Si bien Brasil, exporta sus palanquillas a otros países, Gerdau Argentina por ahora no piensa en vender al exterior por varias trabas locales: “Si bien la capacidad de la acería está pensada para los próximos cincuenta años, no podemos exportar por los altos costos energéticos de Argentina. Lo que gastamos en energía representa el 40% del costo de la transformación del acero. Sumados a temas impositivos y logísticos, hoy en Argentina tenemos costos un 60% más altos que los que tenemos en la región, tomando Brasil, Uruguay y Perú, como referencia. Si somos más competitivos en 2019 podremos exportar”, explica el director ejecutivo.

Gerdau compite en el país con Acindar y con Acerbrag.