El bolsillo de los trabajadores sufre las sucesivas devaluaciones y el espiral inflacionario. La mayoría de los acuerdos paritarios pierden por goleada frente al alza de precios y los empresarios son cada vez más concientes de la dura realidad económica que viven sus empleados.

Por eso no sorprende que muchas empresas estén buscando alternativas para tratar de darle un paliativo a los trabajadores y refuerzan su política de beneficios.

"En el último, tiempo varias compañías han activado planes de cuponing. Se trata de descuentos que se le ofrecen a los empleados en diferentes tipos de empresas -como supermercados, transporte, cines, marcas de ropa o gimnasios- a través de una plataforma exclusiva", explica Agustín Perelman, fundador de CuponstarHR.

El crecimiento del cuponing en el país es palpable: el segmento mueve unos $12.000 millones al año y, durante 2019, las plataformas han tenido un crecimiento de tráfico cercano al 50 por ciento.

La escalada inflacionaria ha provocado un cambio de comportamiento en el consumo de cupones. Mientras hace no tanto tiempo prevalecía la compra en el segmento del entretenimiento, como entradas de cine o teatro, turismo y restaurantes, en los últimos meses los productos de primera necesidad de supermercados son los que se llevan gran parte de la demanda. Allí, el consumidor encuentra descuentos que van del 10% al 20 por ciento.

Modelo de negocios
No sólo las grandes corporaciones contratan estos servicios. Un 60% de las empresas son Pymes que tienen desde cincuenta empleados. En ese caso, pagan un fee mensual de $8.000 para que sus trabajadores puedan ingresar a la plataforma para ver el menú de productos y servicios. "Allí acceden a un código de descuento que les llega al celular, que luego presentan en el comercio", explica el ejecutivo, quien agrega que los trabajadores aprecian la actitud que tienen muchos empleadores que ofrecen este tipo de ahorros.

Según un relevamiento realizado por CuponstarHR, ocho de cada diez empleados están utilizando los beneficios corporativos.

En la empresa, que este año facturará $48 millones, aseguran que la crisis juega a favor de su negocio: han tenido un promedio de crecimiento del 7% mensual en este último año. Actualmente brinda más de 700 beneficios y cuenta con 200 clientes activos entre los que se encuentran Carrefour, DirecTV, Burger King, Samsung y Farmacity. "A nuestros aliados no le cobramos ninguna comisión, lo único que le pedimos como condición es que ofrezcan descuentos atractivos", explica Perelman, quien creó la empresa junto a Brian Klahr.

Más notas de

Gustavo Grimaldi

Vicentin propone una quita del 50% a cambio de pagar su deuda al contado

La negociación con los bancos acreedores va por otro camino

Quilmes ingresa en el negocio del vino con la compra de una bodega en Mendoza

Los 74 empleados seguirán trabajando en la bodega

Quilmes ingresa en el negocio del vino con la compra de una bodega en Mendoza

Los 74 empleados seguirán trabajando en la bodega

La batalla entre Zanella y Motomel suma otro capítulo judicial

Motomel dice que no se baja de la compra de Zanella

Nike mantiene la oferta en Argentina pero deja de operar en forma directa

Nike se va de Argentina, Brasil, Chile y Uruguay

Crecen las dudas y las sospechas alrededor de la venta de Zanella

A finales del año pasado, Zanella sacó a remate una gran cantidad de activos

Los argentinos empiezan a poner sus cuentas al día

Los argentinos empiezan a poner sus cuentas al día

Luego de la instalación del dólar turista, la facturación de las agencias de viaje cayó 50%

Los call centers de las agencias toman mayor protagonismo

Dueños de un shopping de Punta del Este manejarán el Buenos Aires Design

El grupo ganador prometió darle un nuevo perfil al centro comercial

Luego de reperfilar su deuda, Impsa sale a buscar comprador

La empresa fabrica turbinas para gran cantidad de industrias