La empresa holandesa Heineken NV, la segunda productora de cerveza más grande del mundo, quiere desafi ar al líder Anheuser-Busch InBev NV en Brasil, uno de sus mercados clave, aunque le represente perder algo de ganancias. El margen de benefi cio operativo se expandirá unos 25 puntos básicos en 2018, por debajo del objetivo que tuvo en los años anteriores, informó el fabricante de cerveza, y advirtió de obstáculos. Adquirió a su rival Kirin por u$s666 millones.

El año pasado, la compañía holandesa se convirtió en la segunda cervecera más grande de la mayor economía de América del Sur después de que Kirin se viera en aprietos en medio de la competencia con AB InBev. En 2017, la marca homónima de Heineken registró un crecimiento de dos dígitos en términos de volumen en Brasil, cuya situación está mejorando después de una caída provocada por una devaluación de la moneda y la agitación política.

La integración está progresando ‘muy bien’ y el impacto dilutivo en las ganancias es menor de lo que la compañía esperaba en un principio, dijo la directora fi nanciera Laurence Debroux, en una conferencia telefónica con la prensa. “Crecemos a través de adquisiciones específi cas en países en los que no estamos, o que creemos que agregaremos algo de poder”, dijo la ejecutiva a Bloomberg TV. La compañía adquirió Lagunitas Brewing Co., con sede en California, una participación en Brixton Brewery de Londres y la cervecera sudafricana Stellenbrau.