El sábado al mediodía, la empresa de Telecom le comunicó a los empleados que la empresa había sido hackeada. Sin embargo, desde la compañía aseguraron que el problema "ya está contenido" y fue algo "menor".

Según pudo saber BAE Negocios, el personal fue informado ayer que no debían encender las computadoras de trabajo para evitar afectar el sistema. Se trató de un "ciberataque de dispersión global", que "no ha afectado a servicios críticos", según un comunicado de Telecom.

El servicio no se vio afectado y los usuarios pudieron seguir usándolo sin problema. Lo único que tuvo problemas fue el centro de llamadas (Call center), que debió suspender momentáneamente su servicio.

Los hackers pedían USD7.5M en criptomonedas (Xmr) para devolverles los archivos. 

"No se vieron afectados servicios críticos de la empresa" y "ningún cliente de la empresa se vio afectado por esta situación, como así tampoco las bases de datos de la compañía", afirmaron voceros de Telecom este domingo.

Solucionado el tema, "las gestiones de atención al cliente, suspendidas preventivamente en forma temporal, ya están restablecidas", indicaron.