Apenas 22 días después del comienzo de 2021, los directores del gigante informático IBM ya están tratando de entusiasmar a los inversores con el 2022. Es que después las primeras operaciones de este viernes las acciones de la empresa cayeron más del 8% después de un cuarto trimestre mediocre en la mayoría de los frentes. De hecho, el único motivo de festejo es Red Hat, una multinacional que ofrece servicios de software de codigo abierto, que aumentó sus ventas en un 17%.

El nuevo CEO de IBM, Arvind Krishna, realizó grandes promesas de cambios en la empresa, algo que generó expectativa en muchos inversores. Sin embargo, los resultados pueden ser perjudiciales para quienes decidieron invertir en la compañía informática. Y apenas se dieron a conocer los datos desalentadores de este año, la reunión del comité ejecutivo de IBM sirvió para escuchar, al menos diez veces, que confían en que los tiempos mejores volverán en 2022.

Durante la teleconferencia que mantuvieron los grandes directivos de la empresa con los inversores, Krishna dijo: "Como parte de eso, estamos fomentando una mayor asunción de riesgos comerciales y asegurando una mayor tolerancia al fracaso en toda la empresa. Esto debería permitirnos responder más rápidamente a los clientes, aprovechar más oportunidades e impulsar mejores resultados comerciales".

Aved Krishna apunta a "la importancia de la cultura y la necesidad de inculcar una mentalidad empresarial y de crecimiento"

Estas palabras, según reportó Yahoo Finances, fueron una señal al mercado: o los inversores se quedan y aportan o se van rapidamente. Y los últimos resultados de IBM no ayudan. Las ventas totales se redujeron por cuarto trimestre consecutivo, en medio de la presión para lograr grandes acuerdos de software durante la pandemia del coronavirus (Covid-19). 

Esta caída de ventas se aceleró en comparación con el tercer trimestre. Las ventas cayeron en los cinco segmentos comerciales notificables de IBM, con una disminución del 17,8% en su negocio de sistemas. Así es como se comportó IBM frente a las estimaciones de Wall Street.

  • Ventas netas: una caída del 6,5% a USD20,4 mil millones en comparación con las estimaciones de USD20,75 mil millones

  • EPS diluido: USD2.07 frente a las estimaciones de USD1.79.

Todo esto significa un alerta para el mercado, que ya avizora un 2021 muy complicado para IBM. Según analizó el especialista Brian Sozzi, existen "dos desafíos importantes que no se solucionarán fácilmente":

  1.  El CEO de IBM puede necesitar tiempo para impulsar la cultura de IBM hacia una mentalidad de crecimiento en lugar de una simplemente feliz con el status quo.
  2. IBM debe luchar contra varios problemas para volver a encarrilar sus ingresos de manera sostenible.

Krishna explicó: “Nuestro desempeño refleja el hecho de que nuestros clientes continúan lidiando con los efectos de la pandemia y la incertidumbre más amplia del entorno macro. Esto ejerció presión adicional sobre transacciones de software más grandes este trimestre y retrasos en los proyectos en algunos compromisos de servicios. Nuestro crecimiento de ingresos también se vio afectado por los vientos en contra específicos de IBM de nuestro ciclo de productos y desafíos de comparación ".

"Una impresión más débil de lo esperado para el negocio de software de IBM genera nuevas preocupaciones", escribió Katy Huberty, analista de Morgan Stanley, en una nota al cliente.

IBM prometió mejores resultados de ingresos en los próximos trimestres.

IBM ganó en 2020 un 40% menos que el año anterior

La firma tecnológica anunció que cerró 2020 con unos beneficios de 5.590 millones de dólares, lo que supone un 40,7 % menos que en el ejercicio anterior. La cifra refleja el descenso de ingresos que ha sufrido la compañía especialmente en su departamento de servicio global de tecnología.

Durante los pasados doce meses, la compañía ingresó USD73.620 millones, una cantidad por debajo de los USD77.147 millones facturados en 2019, debido en parte a la notable caída de ingresos en los servicios tecnológicos globales que se deslizaron desde USD27.361 millones del año 2019 hasta USD25.812 millones de 2020.

Por su parte, los accionistas de IBM ganaron durante el año pasado 6,28 dólares por título, por debajo de los 10,63 dólares que se embolsaron en el ejercicio anterior.

El resultado bruto de explotación de la empresa que dirige Arvind Krishna fue durante los pasados doce meses de 4.637 millones de dólares, por debajo de los USD10.166 millones de 2019, mientras que la compañía ha incrementado ligeramente su deuda a largo plazo de los USD54.102 millones con que cerró hace un año a los USD54.355 actuales.

2020 fue un año turbulento para IBM

En lo referente al cuarto y último trimestre del año, el que más seguían este viernes los analistas en Wall Street, IBM ganó entre octubre y diciembre de 2020 1.356 millones de dólares, frente a los beneficios de 3.670 millones registrados en el mismo período del ejercicio anterior.

En este último trimestre, la compañía tecnológica ingresó USD20.367 millones, y los accionistas obtuvieron 1,52 dólares por cada título en su posesión.

Pese a que se redujeron notablemente, los servicios tecnológicos globales siguen siendo la mayor fuente de ingresos de IBM (35,06 %), aunque seguidos de cerca por el software cognitivo y la nube (31,75 %) y, ya a mayor distancia, los servicios globales a empresas (21,95 %).

Los resultados presentados por la firma tecnológica desanimaron a Wall Street y sus acciones se devaluaban un 6,61 % hasta los 122,97 dólares por título en las operaciones electrónicas posteriores al cierre de los parqués neoyorquinos.