Desde hace un año rige la resolución que prohíbe las bolsas plásticas en los supermercados e hipermercados porteños. Las empresas proveedoras de bolsas para super e hiper tuvieron una caída del 75% en la producción. La Cámara Argentina de la Industria Plástica, el Sindicato del Plástico y Ecoplas denuncian la pérdida de 700 puestos de trabajo directos y 2400 indirectos. La pérdida económica es de $210M.