Las escalada del dólar, que ayer cerró en $23,22, comienza a repercutir fuerte en el precio de las propiedades. Esa variable se complementa con el aumento de la demanda que hubo en los últimos meses producto de la expansión de los créditos hipotecarios UVA y la suba de los costos de la construcción.

En ese contexto, no sorprende que en el primer cuatrimestre del año los valores en dólares de los inmuebles aumentaran 4,8%, casi la mitad de lo acumulado durante todo 2017 (10,8%), indicó un informe de mercado realizado por el portal de clasificados Zonaprop.

"En los desarrollos con el sistema de fideicomiso al costo como son la mayoría en pesos, el aumento del dólar no lo afecta , sino que beneficia al inversor que tiene atesorados dólares. Pero si el aumento del billete estadounidense se traslada al costo de la obra y este sube por encima de lo proyectado, finalmente afecta al precio de la unidad. Este aumento afectará el valor de los inmuebles terminados. El metro cuadrado sube por el costo y por el valor del terreno , que está en dólares", explica a BAE Negocios, Darío López, socio de la desarrolladora Arquitectónika.

Con respecto al costo de los materiales, ele ejecutivo aclara que los que están en pesos por ahora se mantienen, pero los que están valuados en dólares comienza a subir. "Pero no al valor del dólar total. Los proveedores están asumiendo parte del aumento", aclara.

Por su parte, Leonardo Rodríguez Nader, co-founder & CEO de CMNV - Comunidad de Inversión, indica que "cualquier alteración o variación distorsiva en el tipo de cambio genera especulación en el mercado inmobiliario. En Argentina la suba del dólar es equivalente a mayor inflación futura. En los últimos años, cada vez que sube el dólar, los proyectos en etapa de desarrollo con los precios establecidos en pesos tienen un primer desfasaje, es decir, una baja en el precio real expresado en dólares hasta que los índices de actualización de precios, como los de la Cámara de la Construcción, se adecuan y los propios desarrolladores actualizan sus listas anticipandose a esos movimientos".

Por otro lado, en la consultora Reporte Inmobiliario coinciden que "en 2018 los precios seguirán mostrando un comportamiento ascendente. Las propiedades registrarán una aumento en dólares que rondará entre el 13% y el 15%".

Descalce

Lo cierto es que la suba constante del dólar le está trayendo varios dolores de cabeza tanto a compradores como a vendedores. Por caso, un departamento de dos ambientes y 50 metros cuadrados, que cotizó a u$s130.000 en abril de 2018, en diciembre de 2017, el mismo inmueble, valía 124.000 dólares. Con la suba de la divisa estadounidense, los ahorristas que planeaban convertir sus pesos a dólares para pagar la propiedad, debieron hacerse de un diferencial ya que ese departamento, cuyo valor equivalente en pesos, a principios de abril (con un dólar a $20,50) era de $2.670.200, ascendió a $2.990.000 apenas un mes más tarde.