El dueño de la inmobiliaria St. John Properties reunió a todos sus empleados en una tradicional fiesta de fin de año en su sede en Baltimore (Maryland, Estados Unidos). Se les había anunciado que, además de recibir el bono ordinario por desempeño, participaban por un bono extra basado en la cantidad de años de trayectoria en la empresa, de US$10 millones.

Los 198 empleados recibieron un promedio de US$50.000, con un tope de US$270.000 para el más antiguo.