"Veníamos en caída libre y recibimos una puñalada casi mortal", aseguró el presidente del Colegio de Corredores Inmobiliarios, Armando Pepe, tras los anuncios del Gobierno para contener al dólar, quien además reclamó un instrumento financiero "como era el Cedin" para reactivar al sector.

El mercado está totalmente paralizado y tenemos que enfrentar esta crisis de alguna forma", sostuvo Pepe, quien además consideró que "si hoy alguien va con los pesos a firmar la escritura, te darán sólo un café, porque si no va con los dólares, el que vende no firma nada".

En las últimas horas, numerosas entidades de la actividad inmobiliaria reclamaron al Gobierno modificar el esquema de control de cambios que dispone que las personas físicas tienen un tope mensual de 10 mil dólares para la compra de divisas.

Sucede que las operaciones inmobiliarias se concretan totalmente en divisa norteamericana y, según Pepe, "queremos ayudar a articular una manera para que la gente pueda comprar los dólares que necesita para adquirir una propiedad, y que no ocurra lo que el Gobierno teme y no quiere, que es que la gente compre dólares para atesorar o mandarlos al exterior".

En declaraciones con radio Mitre, el directivo indicó que "la solución práctica sería que si alguien viene a comprar un departamento y se firma un boleto de compra venta, que se pase ese boleto al banco y que los mecanismos funcionen rápido" para obtener los dólares.

Pepe también recordó los certificados CEDIN, que había lanzado el Gobierno de Cristina Kirchner como un instrumento que se aplicó para financiar inversiones en el mercado inmobiliario y/o en proyectos de construcción de viviendas, con el objetivo de reactivar la actividad.

"Cuando estaban los Cedines, mandaban al escribano al banco 72 horas antes la escritura que se iba a firmar y, al momento de la firma, estaban los dólares en el banco para poder hacer la escritura. Algún mecanismo así se podría instrumentar", consideró.