Cuatro de cada diez empresarios del sector inmobiliarios consultados consideraron que tendrán un impacto negativo las últimas medidas cambiarias adoptadas por el Banco Central.

Sin embargo, un 34% de los entrevistados se mostró optimista sobre la reacción del mercado a estas medidas y el 26% indicó que tendrá un impacto nulo.

El titular de la Cámara de Empresas de Servicios Inmobiliarios (CAMESI), Alejandro Ginevra, consideró que las políticas oficiales deben orientarse más allá del cortoplacismo y pidió que "no se castigue" a quienes invierten en ladrillos.

Como cada mes, el Observatorio de CAMESI elaboró un informe que refleja la situación por la que atraviesa el sector y la opinión y expectativas de los operadores respecto a las políticas oficiales.

El estudio correspondiente a este mes analiza entre otros aspectos, el paquete de medidas en materia de política cambiaria y su impacto en el mercado inmobiliario.

Al respecto, el titular de la entidad sostuvo que "los nuevos controles no van a tener consecuencias directas sobre la operatoria de las empresas, pero sí en el incremento del dólar paralelo, que se usa de referencia en la formación de los precios, lo que puede provocar inflación que afectará de manera negativa en las operaciones".

"Frente a estos cambios, los inversores frenan sus decisiones hasta tanto no aclare el panorama. Deberíamos empezar a tener medidas a mediano y largo plazo y no tan cortoplacistas", consideró.

Además, añadió: "Los argentinos tenemos que entender que la especulación, volcarse al dólar, no va más y que es mejor invertir en activos inmobiliarios, que resguardan la inversión".