Un grupo de astilleros navales argentinos que en los últimos diez años habían emigrado a Brasil y Paraguay por falta de competitividad regresarán en los próximos meses al país para instalarse en la Zona Franca Santafesina (ZFS) sobre la Hidrovía Paraná-Paraguay, donde se invertirán $250 millones y crearán 200 puestos de trabajo en una primera etapa.