En Uruguay aseguran que están recibiendo consultas frecuentes de posibles inversores argentinos. Incluso, algunos de los principales agentes del sector se animan a pronosticar una estampida de argentinos para cuando se levanten las barreras fronterizas impuestas para prevenir el contagio de Covid-19.

Los inversores están interesados, particularmente, por inmuebles de calidad en Montevideo, combinado con la oferta de tentadoras opciones para gente que busca radicarse.

Por otro lado, aclaran que actualmente son menos los clientes que buscan Punta el Este, y el foco está puesto en la capital uruguaya con el concepto de segunda vivienda permanente.

"Estamos cerrando operaciones más que nada con uruguayos y haciendo reservas digitales con extranjeros, esperando concretar en cuanto se abran las fronteras el 15 de junio", indican en el sector inmobiliario.

En el país vecino no realizaron una cuarentena estricta y varias actividades siguieron su ritmo normal.

Las operaciones realizadas se concretan en valores de entre un 10% a un 20% más bajos que los publicados.

"El nuevo gobierno está reafirmando la fortaleza institucional del Uruguay y planteando iniciativas en diversos planos que podrían ser muy atractivas para argentinos", dijo el director del fondo de inversiones InCapital, Martín Guerra.