Mientras avanza a paso firme con la construcción de un edificio de oficinas de treinta pisos en la zona de Catalinas, que demandará US$110 millones, el grupo desarrollador Irsa también busca crecer en otros segmentos.

Sin darle demasiada importancia a la coyuntura del mercado inmobiliario ni al bajón del consumo, la empresa anunció que próximamente comenzará a levantar viviendas en los barrios de Caballito y Abasto y, además, también planea ampliar el shopping Alto Palermo.

En el caso del Abasto serán dos torres que se construirán frente al shopping propiedad de Irsa y en Caballito proyectan ocho edificios de diez pisos y un área comercial en los terrenos ubicados a pocos metros del estadio de Ferro Carril Oeste. "Siempre vamos a contramano de la economía y este es el año que estamos con más lanzamientos", aseguró el presidente del grupo, Eduardo Elsztain, durante la presentación de 200 Della Paolera, el edificio de Catalinas que se inaugurará en el primer cuatrimestre del año que viene.

En total, esa torre tiene 35.800 metros cuadrados de superficie para ocupar. La tecnológica Globant ya compró cuatro plantas por US$25 millones. Del resto, tres plantas serán ocupadas por la dirección de Irsa y de lo que queda cerca del 80% ya está alquilado.

Por otra parte, Daniel Elsztain, director de Irsa, no descartó que el holding pueda participar de la licitación para quedarse con la concesión del Buenos Aires Design, del que ya estuvieron a cargo hasta que el gobierno porteño decidió caducar el contrato y volver a subastar el predio.

"Estamos analizando cuál sería el mejor proyecto para ese predio y una vez que lo tengamos en claro seguramente vamos a intentar participar de la licitación", admitió.

Comportamiento
Con respecto a la performance de los centros comerciales que controlan, Elsztain aseguró al portal iProfesional que el consumo se ha recuperado en los últimos meses de la mano de anabólicos como el plan Ahora 12 del Gobierno, la estabilidad del dólar y un mayor poder adquisitivo del salario frente a la inflación.

Además, está convencido que el plan en cuotas sin interés "tiene un impacto psicológico, y se ve en el consumo. Había retención de consumo y dio el empujón. Estamos sorprendidos por la reacción de la gente ante una medida que ya existía".

De todas maneras, reconoció que en lo que va del año, las ventas en shoppings pierden en términos reales unos 20 puntos respecto a la inflación.

Ver más productos

El llamativo faltazo de un hombre clave de Macri en su despedida

El llamativo faltazo de un hombre clave de Macri en su despedida

Alberto Fernández y Macri, juntos en una misa

Alberto Fernández y Macri, juntos en una misa

Ver más productos