El holding de real estate Irsa lanzó una oferta pública para capitalizarse de cara a futuros proyectos.

La compañía llevará adelante una ampliación de su capital por hasta 80 millones de acciones o su equivalente, 8 millones de ADS (American Depositary Share).

Luego del exitoso aumento de capital de su controlante especializada en agro Cresud, Irsa sale al mercado de equity (local e internacional) convirtiéndose ambas en las primeras empresas argentinas en hacerlo desde 2017.

"Creemos en la potencialidad del sector de real estate y procuramos fortalecer más nuestra posición financiera para aprovechar las crecientes oportunidades" explicó Eduardo Elsztain, presidente del grupo Irsa.

De esta manera, la compañía sigue apostando al real estate con un track record de treinta años operando en el país y diversificando su portafolio en el exterior.

Detalles de la oferta

 

Los accionistas registrados al 16 de abril recibirán derechos de suscripción y por cada 7,2324 acciones ordinarias se le permitirá la suscripción de una acción ordinaria nueva.

El precio de suscripción indicativo es 3,6 dólares por ADS o $54,41 por acción ordinaria.

Cada nueva acción ordinaria suscripta recibirá, sin cargo, un warrant con derecho a suscribir una acción ordinaria adicional por el plazo de 5 años.

En plena segunda ola de Covid-19, el grupo desarrollador no detiene sus proyectos. La empresa terminó su edifico de 35.000 metros cuadrados de oficinas premium Della Paolera 2OO, en la zona de Catalinas, y también seguirán apostando al desarrollo comercial y residencial, no sólo en la ciudad de Buenos Aires sino también en San Martín, en el predio que por años ocupó la tabacalera Nobleza Piccardo, y también en Córdoba. Además, avanzan con la ampliación de Alto Palermo.

Durante el año pasado, la empresa también decidió hacer caja con la venta de algunos activos emblemáticos. Así, se desprendió de la Torre Bouchard 710, que había comprado en 2005 por 27 millones de dólares. El comprador fue la química Dow, que desembolsó USD87 millones.

También vendió los pisos que tenía en la Torre Boston. Por caso, la automotriz Fiat pagó casi USD23 millones por cuatro plantas en ese edificio.

Además, vendió el 49% de las acciones que tenía en la desarrolladora inmobiliaria Manibil por más de $576 millones y el 26% de participación Shufersal, la mayor cadena de supermercados de Israel.