La empresa farmacéutica Johnson & Johnson deberá enfrentar la mayor demanda de su historia: tiene que indemnizar por 8 mil millones de dólares a un hombre que denunció haber sufrido un crecimiento anormal de sus glándulas mamarias por tomar el antipsicótico Risperdal, elaborado por la multinacional.

La medida fue determinada por un fallo de un jurado de Filadelfia, en Estados Unidos. Si bien es el mayor monto que deberá pagar, en total la empresa suma 13 mil denuncias por ginecomastia, un efecto secundario de Risperdal, que es utilizado para tratar síntomas del trastorno bipolar, esquizofrenia e irritabilidad en niños con autismo.

¿Qué es la ginecomastia? Se trata de una condición que produce un agrandamiento de las glándulas mamarias en los hombres, y que sufrió el denunciante en cuestión por, según el fallo, tomar el antipsicótico. Las denuncias masivas indican que Johnson & Johnson estaría al tanto del efecto secundario, pero no habría advertido de esto a quienes lo utilizaban.

Nicholas Murray, que recibirá la multimillonaria suma, tomaba Risperdal desde sus 9 años, en 2003, a pesar de que en su momento no estaba indicado para uso infantil. Sólo tres años después fue autorizado para su uso infantil.

El demandante remarcó que el medicamento le fue recetado por síntomas relacionados al trastorno del espectro autista, si bien la droga fue aprobada en la década de 1990 por la Administración de Alimentos y Drogas (FDA) para tratar esquizofrenia y episodios de manía bipolar en adultos.

Johnson & Johnson aseguró que apelará por considerar "este veredicto excesivo e infundado", y "muy desproporcionado". Además, confía en que será "revertido".

La semana pasada, la multinacional acordó pagar 20,4 millones de dólares en dos condados del estado de Ohio para evitar un proceso federal que apunta contra la industria farmacéutica por la crisis de los opiáceos. Johnson & Johnson es responsable de la comercialización de los calmantes Nucynta y Duragesic, que generan la muerte por sobredosis de miles de personas por año en Estados Unidos y por la cual la esperanza de vida cayó a 78,4 años, un nivel por debajo del que había en los años 40.

En agosto, la empresa fue condenada por un juez de Oklahoma a pagar 572 millones de dólares en el primer proceso judicial por las muertes causadas por esos opiáceos. Además, en 2018 la justicia de Missouri le ordenó a pagar 4690 millones de dólares a 22 mujeres que denunciaron haber sufrido cáncer de ovarios por usar el talco para bebés de Johnson & Johnson. Sin embargo, la multinacional apeló todos los fallos en su contra y planea hacer lo mismo con el caso de Murray.