La Comisión Europea (CE) impuso una multa de 997 millones de euros (1.223 millones de dólares) al fabricante de chips Qualcomm por violación de las normas de la competencia.

Una investigación realizada por la Comisión reveló que Qualcomm había pagado "miles de millones de dólares" a Apple para que esta compañía no comprara chips a la competencia, informó en Bruselas la comisaría de Competencia de la Unión Europea, Margrethe Vestager, según un cable de la agencia DPA.

Como consecuencia, explicó Vestager, las empresas competidoras fueron excluidas de forma ilegal durante más de cinco años del mercado de chips para las bandas de frecuencia LTE.

"Esto significó que ningún rival pudo desafiar efectivamente a Qualcomm en este mercado, independientemente de lo buenos que fueran sus productos", dijo Vestager.

"El comportamiento de Qualcomm negó a los usuarios y a otras empresas más opciones e innovación en este sector, con una demanda enorme y potencial para desarrollar tecnologías innovadoras", agregó.

Qualcomm es el mayor proveedor de conjuntos de chips de banda base, que se utilizan para la transmisión de voz y datos en smartphones, tablets y otros dispositivos móviles. La multa supone el 4,9% de la facturación de la empresa en 2017.

Vestager destacó que Apple no está implicada en el caso porque el problema era que Qualcomm estaba utilizando su posición dominante en el mercado para perjudicar a la competencia.

La decisión de la Comisión Europea de multar a Qualcomm es un nuevo duro golpe para esta compañía, que actualmente se enfrenta a un intento de adquisición hostil por parte de su rival Broadcom.