La justicia de Alemania aplicó una multa de 870 millones de euros (casi US$1.000 millones) a la compañía Daimler, al hallarla responsable por la adulteración de mecanismos de control en los vehículos diésel.

La multa resultó de un acuerdo alcanzado entre los fiscales del proceso y la empresa tras una intensa negociación.

Los fiscales de Stuttgart -sede de la empresa-, encontraron que el fabricante de los autos de la marca Mercedes Benz vendió unos 684.000 vehículos que no cumplían por completo con las regulaciones sobre emisiones de óxido de nitrógeno, de acuerdo con lo manifestado por las autoridades judiciales y por los funcionarios de la compañía.

La multa se suma al denominado "diesel-gate" en el cual está implicadas las compañías Volkswagen y Porsche y cuyos directivos fueron acusados de manipulación del mercado en Alemania, debido a que no informaron a los inversores los defectos detectados en las emisiones de escape y en los motores. De la derivación de este caso, la unidad Porsche -pertenece al grupo VW-, alcanzó un acuerdo en mayo para pagar una multa de 535 millones de euros (US$589 millones), en tanto que la autopartista Roberto Bosch acordó pagar 90 millones de euros (99 millones de dólares).

Además, la Fiscalía de Braunschweig, en el norte de Alemania, presentó una acusación contra el presidente del grupo Volkswagen, Herbert Diess, su antecesor Martin Winterkorn y el jefe del consejo de vigilancia Hans Dieter Pötsch por haber informado deliberadamente tarde del escándalo del diesel.

Ver más productos

Macri planea resolver la transición por decreto

Macri planea resolver la transición por decreto

El Vaticano contra “la manipulación de la religión”

El Vaticano contra “la manipulación de la religión”

Ver más productos