Uber, la aplicación que ofrece el servicio de viajes, sigue sumando problemas en el país. En las últimas horas, la empresa y su CEO, Mariano Otero, fueron condenados por la Justicia porteña a pagar multas de $60.000 y a dos años de inhabilitación para ejercer cualquier actividad relacionada con el transporte de pasajeros en la Ciudad, por organizar actividades lucrativas no autorizadas en el espacio público. Tanto Uber como el fiscal Martín Lapadú, que impulsa la causa, anticiparon que van a apelar.

La multa de cumplimiento efectivo y la inhabilitación fueron impuestas por el juez porteño Ladislao Enre de la justicia contravencional.

En agosto pasado, la Corte Suprema desestimó un recurso de queja del Sindicato de Peones de Taxis contra Uber, por defectos formales en la presentación.

De enero hasta el 12 de agosto, el Gobierno realizó 14.889 controles al transporte ilegal, 1.297 resultaron ser Uber. "Actualmente se labran infracciones a por lo menos a seis autos por día en suelo porteño", señalan. En Uber consideran un triunfo que el Tribunal Superior de la Ciudad decretara el levantamiento del bloqueo nacional a la web y a la app y recuerdan que tienen más fallos a favor, del Fuero Penal y del Económico.

Con sede en la ciudad de San Francisco (Estados Unidos), esta aplicación que conecta a pasajeros con conductores de autos comenzó a funcionar en Argentina en marzo de 2016. Según la empresa, ya tienen localmente 35.000 conductores que han trasladado a 750.000 personas.