Los acreedores granarios de Vicentin -la agroexportadora en concurso de acreedores por más de USD1.300 millones de dólares- aseguraron ayer que la segunda oferta de pago de casi USD300 millones que presentó la aceitera en los últimos días ante el juez de Reconquista, Fabián Lorenzini, es "engañosa e ilegal".

En ese contexto, en las últimas horas, el corredor cerealista Mariano Grassi -líder del Fideicomiso de acreedores granarios- llevó al juzgado que entiende en el concurso de acreedores la alternativa del cramdown (salvataje).

La propuesta llevada a la mesa técnica -integrada por representantes de Vicentin, síndicos, interventores y funcionarios judiciales- no fue bien recibida.

Según fuentes que participaron de la reunión, la sindicatura concluyo que una nueva propuesta de cancelación de créditos estaría disponible recién en marzo del año próximo, en el caso de abrirse el cramdown que habilite a que terceros por fuera de la concursada puedan canalizar ante el magistrado actuante planes para preservar la continuidad de la firma en default.

Los síndicos también advirtieron que la continuidad de la actividad de Vicentin, que mantiene activos a 1.223 trabajadores directos, quedará amenazada por un cramdown, por la caída de los contratos de fasón que vienen prestando los interesados estratégicos, indicó Punto Biz.

Fuentes vinculadas al Directorio de Vicentin aseguran que este Plan B no cuenta con el apoyo de los actores mayoritarios en el concurso, los porcentajes que dicen representar no son tales y "lejos están de interpretar la voluntad de la mayoría de los acreedores quirografarios".

Por otra parte, agregan que en un numero cercano a los 1.300 acreedores, los 70 que dicen formar dicho grupo representan no más del 6% de la masa total de acreedores y los montos que representan está en el orden del 8% del total de la deuda.

En Vicentin aseguran que la propuesta actual, hoy en curso, se encuentra vigente y ajustada al proceso concursal, dentro de los plazos establecidos para alcanzar las mayorías para alcanzar su aprobación.