La Unión Europea eliminó ayer los aranceles sobre las importaciones de biodiésel para 13 productores argentinos e indonesios tras el final de los procedimientos legales en el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJCE).

Según la agencia Reuters, el bloque estableció derechos antidumping sobre las importaciones del combustible renovable de los dos países en 2013, pero enfrentó una serie de desafíos legales en el TJCE y la OMC. Ambos cuerpos fallaron en contra de las medidas.

La UE había apelado el fallo del TJEC de septiembre de 2016, pero descartó esa apelación a principios de este año. Esto fue registrado por el tribunal en febrero y las partes fueron notificadas a principios de marzo.

Las empresas beneficiadas son: Bunge, Cargill y Louis Dreyfus, así como Molinos Río de la Plata y Ciliandra Perkasa de Indonesia.

La noticia no implica que la Comisión Europea que meses atrás inicio una investigación respecto a si productores argentinos exportan biodiésel hacia el bloque se estén beneficiando de subsidios injustos, quede en la nada.

Este será otro canal para imponer aranceles efectivos al producto local después de que Argentina e Indonesia, ambos grandes productores, han presentado exitosos reclamos contra aranceles antidumping de la Unión Europea.

"Demandamos que haya un procedimiento de denuncia fasttrack", dijo el presidente de la Federación Francesa de Productores de Oleaginosos (FOP), Arnaud Rousseau, quien agregó que "el gobierno argentino no aplica impuestos al biodiésel para la exportación, contrariamente al aceite de soja, al que aplica una tasa del 25 por ciento". Se cree que para el segundo semestre el mercado europeo volverá a estar cerrado.