Entre Ríos está sometida en una batalla en contra del sector productivo, materializada por acciones de sectores ambientalistas que impulsan legislaciones prohibitivas del uso, aplicación y comercialización de fitosanitarios en distintos municipios. Hace poco, Gualeguaychu prohibió al glifosato en su ejido de 33.000 hectáreas.

Estos grupos lograron que la Cámara de Diputados de la provincia, que preside Sergio Urribarri, archivara el proyecto de ley de agroquímicos, sancionado por amplia mayoría de todos los bloques en el Senado.

Podríamos seguir dando ejemplos de este avance sobre la producción agrícola, dejando a cientos de productores sin las herramientas tecnológicas que hoy legalmente están disponibles en el país.

Desde nuestro sector no nos negamos a los controles y ofrecemos las BPA, como una solución a los conflictos que se dan en las zonas periurbanas. Proponemos el ordenamiento territorial para que se puedan delimitar concretamente las zonas urbanas, periurbanas y rurales.

No somos asesinos ni personas que no nos preocupamos por la salud de la población, nuestro trabajo es producir alimentos, somos parte de la sociedad y, como todos, queremos sólo seguir trabajando y viviendo en nuestra tierra.

Coordinador de Federación Agraria Argentina (Entre Ríos)