El peso argentino se devaluó frente al dólar. Y a la vez, el peso chileno se revalorizó. La consecuencia es que los precios en el país trasandino dejaron de ser una gran ventaja para los argentinos que hasta no hace mucho tiempo viajaban en masa a comprar a Chile.

Un informe del Diario de Cuyo explica que, en promedio, se achicó más de 50% la brecha de precios con el país vecino.

Tras un relevamiento hecho por la publicación sobre diez artículos de indumentaria, calzado de vestir y deportivo, electrónica y electrodomésticos, se concluyó que en los últimos cuatro meses la diferencia entre los precios chilenos respecto a los del mercado local se redujo en más del 50% en los artículos electrónicos

No solo influyó la devaluación del peso argentino y la revalorización de la moneda chilena. También incidió el hecho de que la Argentina ha quitado impuestos a los artículos de electrónica para abaratarlos. Y por otra parte, también para estos productos, hay más facilidades en los pagos con cuotas.

Hace un año (marzo de 2017) en la Argentina, un pantalón de vestir de marca reconocida salía 53% más caro que en Chile ($900 versus 587%).

Un año después sigue saliendo más caro en la Argentina, pero la diferencia de precios se achicó. La brecha está en 33,7% ($900 en la Argentina versus $672 en Chile).

Un celular liberado con cámara de 13 MP hace un año salía en el país $7.499 y $4.464 en Chile. Esa diferencia de 68% a favor del país trasandino ahora se revirtió: sale más barato comprarlo en la Argentina ($5.199) que en Chile ($5.375). Es decir, la diferencia pasó de 68% a favor de Chile a -3,38% a favor de comprarlo en la Argentina.

Un tercer ejemplo es un Smart TV de 40 pulgadas Full HD: en marzo de 2017 en Argentina salía 91% más caro que en Chile. Hoy la brecha se achicó a 42 por ciento.

En los últimos doce meses, ese producto subió casi 200 pesos en la Argentina, mientras que en Chile se encareció 2.088 pesos.

Respecto del uso de las tarjetas de crédito en el país vecino, las compras hechas por argentinos cayeron 8% en el cuarto trimestre de 2017.

Si bien en el primer semestre llegaron 1,9 millón de compatriotas, las autoridades de la Subsecretaría de Turismo de Chile indicaron que el incremento fue de 27,6% con respecto al año anterior. Bastante menor al anterior registro de aumento interanual, que había sido del 52 por ciento.