La cosecha argentina de soja para 2017/18 tendrá un techo de 50 millones de toneladas, por debajo de los 52 millones estimados por la Bolsa de Comercio de Rosario el mes pasado, debido a daños causados por la grave sequía. Ayer, el precio de la soja subió 200 pesos en Rosario y cerró a 5.850 pesos por tonelada, en sintonía con las alzas que se produjeron en el mercado de Chicago, producto del clima seco que afecta a zonas productivas del país, indicaron también desde la Bolsa de Comercio de Rosario (BCR).

En tanto, los precios de los granos cerraron en alza en el mercado de Chicago, impulsados por el clima en la Argentina y por el accionar comprador de los fondos, con subas de u$s2 en la soja y de más de u$s5 en sus subproductos.

Los contratos de marzo y de mayo de la oleaginosa subieron 0,53 por ciento (2 dólares) hasta los 373,8 dólares y 377,6 dólares por tonelada, respectivamente, por compras técnicas de los operadores y el clima seco que afecta a las regiones productoras de Argentina.

Lo cierto es que en Rosario, si bien se produjo una suba de 200 pesos con respecto al viernes, el volumen de negociaciones no fue tan elevado, ya que aquellos vendedores con volúmenes significativos para ofrecer habrían pedido alrededor de 5.950 pesos por tonelada, explicaron desde la entidad bursátil. En lo que se refiere a la oleaginosa con entrega en mayo proveniente de la nueva cosecha, se produjo un alza de 10 dólares hasta los 285 dólares por tonelada.

Por su parte, el maíz -con y sin descarga- cotizó a 3.150 pesos por tonelada, lo que significó estabilidad en cuanto al valor en el primer caso y un aumento de 50 pesos en el segundo. El trigo operó sin cambios con respecto al viernes y se mantuvo en los 3.500 pesos por tonelada. Por último, el girasol se negoció a 290 dólares por tonelada, mientras que por el sorgo no se realizaron ofertas abiertas.

En tanto, la jefa de informaciones y estudios económicos de la BCR, Emilce Terré, dijo ayer a Reuters que el nuevo panorama se debe a que en las últimas semanas las lluvias estuvieron por debajo de lo normal en el principal cinturón agrícola de Argentina -el tercer mayor exportador mundial de soja- y que el clima permanecerá prácticamente seco por los próximos 10 a 12 días. Todo febrero va a seguir sin llover en cantidades significativas. Puede haber algunas lluvias aisladas muy ligeras pero no revertirán la situación", dijo Terré. "Cada vez más se ven los 50 millones de toneladas como un techo", señaló. La semana pasada, la Bolsa de Cereales de Buenos Aires bajó a 50 millones de toneladas su pronóstico para la producción de soja de Argentina, desde los 51 millones calculados previamente, como consecuencia de la sequía que está golpeando al cultivo y que ha impulsado los precios globales del grano.

La Bolsa de Rosario publicará su próximo informe mensual con estimaciones la semana que viene.