Existe actualmente una creciente preocupación mundial por alcanzar una agricultura sustentable. Ello se debe: a) que los recursos de tierras cultivables son finitos; b) problemas crecientes y generalizados de degradación de suelos; c) la necesidad de preservar el recurso suelo para su utilización a largo plazo; d) efectos sobre el cambio climático; y e) crecimiento de la población de los países en desarrollo.

En vastas regiones de la Argentina se viene observando con preocupación una reactivación de los procesos de erosión del suelo producto principalmente de los cambios producidos en el uso del suelo, la expansión de la agricultura hacia ecosistemas de mayor fragilidad, la simplificación o falta de rotaciones y el sobrepastoreo en regiones secas. Una estimación realizada por el Prosa-Fecic, consignan unas 100 millones de hectáreas afectadas por procesos hídricos y eólicos, con un incremento anual promedio de un millón de hectáreas durante las últimas cuatro décadas. La variabilidad climática que se viene registrando, con incremento tanto de períodos de sequías extendidas, como de lluvias intensas, potencia la acción erosiva del viento y la lluvia.

El abandono de la rotación de cultivos ha generado consecuencias negativas en el incremento en los suelos

En la región pampeana húmeda y subhúmeda, el abandono de la rotación de cultivos, ha generado consecuencias negativas en el incremento de la erosión de los suelos, el balance de la materia orgánica, la fertilidad y la eficiencia hídrica. En las regiones Patagónica y seca occidental, los procesos de desertificación se están incrementando con consecuencias negativas desde el punto de vista social, ambiental y productivo, razón por la cual requieren una atención especial. El sobrepastoreo, el desmonte y uso del fuego en los pastizales y bosques secos, conjuntamente con otras actividades antrópicas tales como la petrolera y la minería han contribuido a incrementar los procesos de erosión y contaminación en éstas regiones, como parte de una problemática más vasta y compleja como es la desertificación.

El cuidado de los suelos y la gestión del ambiente serán estratégicos para la Argentina de los próximos años. Se impone incorporar la conservación del suelo como tema de agenda nacional incluyendo a la Argentina en el concierto de las naciones que abordan esta problemática con inteligencia y responsabilidad.

*Director del Prosa-Fecic