La filial brasileña de la aerolínea Latam inició un proceso voluntario de reestructuración financiera bajo el capítulo 11 de la ley de quiebras de Estados Unidos como consecuencia de la pandemia de coronavirus, informó la empresa.
"Hoy, 9 de julio, Latam Airlines Brasil también se hace parte de este proceso de reorganización voluntario como un movimiento natural ante la prolongación de la pandemia del coronavirus", expresó en un comunicado Jerome Cadier, presidente de la filial brasileña replicado por la agencia de noticias EFE.
La decisión se tomó poco más de un mes después de que la aerolínea declarara la bancarrota el pasado 26 de mayo en Chile -su país de origen-, como también lo hiciera en Perú, Colombia y Ecuador.
El 17 de junio de 2020 la compañía anunció el cese de operaciones en la Argentina como parte de la reestructuración de la matriz ante la crisis, y los vuelos de cabotaje fueron cancelados. Hoy se negocia la desvinculación de sus más de 1.700 empleados.
La empresa explicó que la medida le permitirá tener acceso a nuevas fuentes de financiación, trabajar con los acreedores y otras partes interesadas para la reducción de su deuda y "abordar los desafíos comerciales" que enfrenta.
"Estamos seguros de que la integración al Capítulo 11 es la mejor opción para que Latam Airlines Brasil tenga acceso a nuevas fuentes de liquidez, fortaleciendo su posición de liderazgo en la industria aérea", subrayó Cadier.

En ese sentido, el grupo informó que el fondo de inversión Oaktree Capital Management aportó con USD1.300 millones.

La aerolínea comunicó que se formalizó ante la corte de Estados Unidos el segundo tramo de la propuesta de financiamiento DIP (Debtor in Possession, por su sigla en inglés), correspondiente al "A" y en la que se anuncia el aporte del fondo con sede en Los Ángeles, Estados Unidos.

Con esto, la compañía prácticamente asegura su continuidad considerando que necesitaba de unos USD2.000 millones para el funcionamiento en los próximos meses.

Cadier remarcó que el proceso de reorganización financiera de Estados Unidos es "diferente del concepto de reorganización en otros países", y no se trata de un procedimiento de liquidación.
Latam Brasil aseguró que seguirá "operando según lo permitan las prohibiciones de viajes y la demanda", así como pagando a los empleados y proveedores y cumpliendo "con las obligaciones de beneficios".
La compañía, que venía manteniendo conversaciones con el Gobierno del país para buscar apoyo financiero, también informó que "continúa avanzando" con las negociaciones del banco de fomento brasileño (Bndes) para obtener una línea de crédito.
Antes de la pandemia, Latam operaba cerca de 1.400 vuelos diarios a 145 destinos en 26 países y contaba con una flota de 332 aviones, pero en la actualidad tiene el 95% de sus operaciones suspendidas, en consecuencia de los graves impactos provocados por la emergencia sanitaria en el sector.