En la ciudad de Kiev, capital de Ucrania, está a punto de producirse un milagro. En un país que tiene 21.000 infectados y 700 muertos por coronavirus (Covid-19), hay 24 argentinos varados, la mayoría son familias, que viajaron a encontrarse con sus hijos, que nacieron de vientres subrogados. Un empresario vitivinícola argentino que le tocó hacer la cuarentena en Kiev, leyó un reclamo de una mujer de su pueblo al que abandonó a los 14 años, y quiso ayudar. Rentó un charter para llevarlos a Madrid para que puedan volver, pero la historia recién empieza.

Ricardo Fernández Nuñez es propietario de Vinos de la Luz, un grupo vitivinícola internacional que tiene bodegas en Argentina, España e Italia. Tiene 73 años, cinco hijas y 7 nietos. Habla varios idiomas: polaco, ingles, francés, italiano, y algo de sirilico. Asegura que vive en un avión de Lufthansa por eso tiene casas en Buenos Aires, Mendoza, España, Italia y Ucrania.

En 2019, produjo 700.000 litros de vino en sus tres bodegas de Mendoza, Ribera del Duero en España y Montalcino en Italia. Evalúa desembarcar en California, en breve. Uno de sus vinos, Iluminados Vinos de la Luz, un Malbec 2015, procedente del paraje de Altamira en el Valle de Uco, fue calificado por Decanter World Wine Awards como uno de los mejores 50 vinos del mundo. Desde Argentina, exporta el 80% de la producción de su vino Callejón del Crimen.

 

Made in Villa María

Nacido en Villa María, Córdoba, dejó su tierra natal de adolescente, pero aunque es un ciudadano del mundo su corazón late en Argentina. Cada vez que hay una crisis manda un mail a los embajadores argentinos y ofrece su ayuda. En marzo se enteró que había ocho argentinos varados justo en Wuhan, China, la ciudad dónde se iniciaron los contagios por coronavirus. El único país que los recibió fue Ucrania. Enseguida lo contactaron desde la Cancillería y le pidieron ayuda. Se hizo cargo de los ocho pasajes en Ukranian International Airlines y los ayudó a llegar desde Kiev a Madrid. Pero ese no fue el único milagro.  

El empresario fue a trabajar a Kiev, se cerraron los cielos de Europa, ahí está pasando su cuarentena. Un conocido le acercó una nota de un diario de Villa María, donde contaban que el matrimonio integrado por María Pía Rodríguez y Alejandro Russatti de su pueblo natal, habían ido a Ucrania para conocer por primera vez a su hija Sofía, concebida por vientre subrogado y habían quedado varados con la niña por la pandemia.

Un vuelo de repatriación

Al conocer la historia, los quiso ayudar. Ricardo Fernández Nuñez contó a BAE Negocios: “Pedí el contacto y me puse a su disposición. Me dicen que hay cinco matrimonios de vientre subrogado, pero que en total son 24 los argentinos varados, que incluían a parejas que habían ido a adoptar chicos. Me contacté con la cancillería y me ofrecí a fletar un avión privado y llevarlos a Roma para que puedan regresar, pero el vuelo estaba completo. A los días, me contactan y me piden si puedo llevar a los argentinos a Madrid que había una posibilidad de que puedan volver a fin de mes”.  

El llamado de Gustavo Dzugala, el director de Asuntos Consulares de la Cancillería, redobló la apuesta. Y dijo: “Si usted hace el esfuerzo de llevar a los argentinos varados a Madrid, nosotros podríamos mandar de vuelta, en otro vuelo de Aerolíneas Argentinas, a 18 argentinos, un total de 9 familias que necesitan ir a Ucrania a buscar a sus hijos, que ya han nacido por vientre subrogado. Podrá hacerse cargo del traslado de todos de Madrid a Kiev”, preguntó el funcionario.

La respuesta de Fernández Nuñez fue inmediata: “Le dije que sí, por supuesto. Todo comenzó el 3 de mayo y en 20 días estuvo resuelto. Son papás que vienen a buscar a sus hijos, sólo los ven por fotos, te destroza el corazón, me han conmocionado. Alquilé un avión Embraer 145 de 48 plazas para poder llevar y traer a todos”.

 

“No soy una ONG, soy un empresario pero me siento mejor, pudiendo hacer esto. Es invertir en algo que no tiene precio. Hay un lema en la familia de la bodega que es ‘Compartir el bienestar’, la vida nos trató medianamente bien. Esto es una encrucijada para la vida de todos los involucrados, inclusive para mía, había que jugársela y me jugué.  La reacción instintiva es ayudar, después se verán los costos”, dijo el creador del grupo vitivinícola Vinos de la Luz.

Lo increíble de esta historia es que el empresario no conoce a ninguno de los 24 argentinos que llevará a Madrid y menos aún a los 18 que traerá desde España a Kiev. Ni sabe si podrá conocerlos, porque la ciudad está atravesando una rigurosa cuarentena desde el 20 de marzo, igual que en Argentina.

Milagros, en plena pandemia

El bodeguero cuenta que el ucraniano es muy disciplinado y que todos los días el presidente y el intendente rinden cuentas de los casos diariamente. En cada retén toman la temperatura y sólo están abiertas las farmacias, supermercados y delivery. Recién permiten la apertura de terrazas gastronómicas. Contó que esta todo cerrado y que los únicos que protestaron por la cuarentena fueron los campesinos porque tenían que tirar la cosecha y lograron la apertura de ferias.

El empresario va y viene para poder distribuir sus vinos a lo largo de todo el mundo.  Cuenta con 120 empleados, de los cuales 25 están en Argentina. Callejón del Crimen, el vino que se exporta desde Mendoza, es el más vendido en las tiendas de El Corte Inglés.

En España, cuenta con tres líneas de Tempranillo: Valpincia, Pagos de Valcerracín y Cinema. Mientras que en su bodega de Montalcino en Italia, produce Cinema y Cinema Italia, son de la variedad Sangiovese.  

El año pasado produjo 960.000 botellas. Desde Argentina se exporta a través de un hub con cabecera en Miami, Texas y Nueva York. “Ofrecemos los vinos de los tres países para que los compradores internacionales de Europa hasta Oriente tengan que hablar con un solo interlocutor”, señaló.

El sábado 30, llegará a Ezeiza el vuelo que trae a los argentinos que Ricardo Fernández Nuñez ayudó a volver. Y saldrá el vuelo con las familias que irán a Kiev a buscar a sus niños nacidos a través del alquiler de vientre. Milagros de un empresario, en plena pandemia.

Más notas de

Graciela Moreno

El dueño de la disco La City: "Si caes en el tercer round, es porque ya venías mal"

La City una disco porteña con 40 años de historia

Plan B: un catálogo de pymes creadas por trabajadores afectados por la pandemia

Plan B: catálogo solidario de negocios de gente sin trabajo de la industria audiovisual

Cerró el restaurante Dragón Porteño del Barrio Chino y su dueño será delivery de app

Dragón Porteño, fundado hace 20 años, fue uno de los primeros en hacer delivery en el Barrio Chino

Cerró el histórico restaurante Todos Contentos del Barrio Chino

Todos Contentos, el restaurante más querible del Barrio Chino

La cadena de heladerías Persicco cerró su local más emblemático

Cerró el primer local de la cadena Persicco fundado en el 2001

Cerraron 450 cervecerías artesanales y 120 fábricas de cerveza en la pandemia

Cervecerías artesanales en crisis

Cerró el restaurante Sorrento de la avenida Corrientes tras 140 años de historia

Sorrento City, otro restaurante que no sobrevivió a la pandemia

Rodizio Costanera busca socio para reabrir, no paga sueldos desde marzo

Los 60 trabajadores de Rodizio Costanera reclaman el pago de sueldos desde marzo

Las curiosas etiquetas de vinos de Vicentin

Englobadas bajo el nombre Banda de los Sucios: los Vicentin eligieron marcas que hoy, frente a su crítica situación por cesación de pagos, resultan irónicas

Cerró el restaurante La Tekla, remató todo y lo reparte, a cambio de la indemnización

Ricardo Klausner el adiós a un restaurante histórico, La Tekla