La industria de bebidas sin alcohol registró una caída cercana al 30% en los últimos dos meses, según el último relevamiento de la Cámara Argentina de la Industria de Bebidas Sin Alcohol (Cadibsa).
De acuerdo al trabajo, que la entidad elabora todos los meses, el sector registró en mayo una disminución en sus volúmenes de ventas de 27% en comparación con el mismo mes del año anterior, mientras que en abril la caída fue del 31 por ciento.
Estos datos, que incluyen a todas las categorías: gaseosas, aguas saborizadas, aguas con y sin gas, jugos, isotónicos y energizantes, reflejan "la situación del sector en el contexto actual de aislamiento social preventivo y obligatorio que se declaró en el país desde el 20 de marzo", aclaró Cadibsa.
Según un informe de la consultora Investigaciones Económicas Sectoriales (IES), en el primer cuatrimestre el consumo de bebidas en general se contrajo 6% -tras un 2019 que registró el menor volumen en 14 años-, con un total de 19 millones de hectolitros.
En ese sentido, el informe de Cadibsa recuerda que el sector ya venía de una baja de volumen en 2019 del orden de 15% en comparación a 2018.
Para Alejandro Ovando, director de IES Consultores, "las perspectivas para el sector de bebidas son nuevamente desalentadoras para 2020, ya que la recuperación que venía exhibiendo fue interrumpida por el efecto de la Covid-19 en el consumo masivo."