Hasta hace algunos años, los cercos electrificados eran casi exclusividad de barrios cerrados y countries. Pero en los últimos tiempos, comenzó a utilizarse en barrios de clase alta y ahora la demanda llegó también a las zonas en donde vive la clase media. Tal es así que en los últimos dos años se duplicaron los pedidos.

El sistema permite custodiar las casas las 24 horas, cuando el intruso toca el cerco recibe un shock eléctrico que, sin embargo, no deja secuelas físicas, aseguran las empresas que lo instalan. Funciona como una barrera física disuasiva y se complementa con un sistema de alarma que activa una sirena o luces de emergencia. Tiene bajo consumo eléctrico y no se puede instalar a menos de 2,20 metros de altura.

Los costos rondan los $20.000, si se trata de 10 a 15 metros la superfi cie a custodiar

Mariano Portela, gerente comercial de Zeus Masa, una empresa que coloca como mínimo cuarenta cercos eléctricos al mes, señala que "a diferencia de los sistemas de alarmas que se utilizan como prevención, la demanda de los cercos electrificados es reactiva. Nadie busca este sistema, si antes no puso alarma o pinches. El 95% de los que coloca estos cercos es porque sufrió algún hecho delictivo". En síntesis, la ejecutiva aclara que "los métodos de seguridad tradicionales ya no alcanzan, los delincuentes invaden las casas con la gente adentro. Las personas están acostumbradas a poner la alarma cuando no están, y cuando están la apaga. Lo único que lo puede proteger las 24 horas es un cerco eléctrico".

Conseguir un turno para la colocación de un cerco no es tarea fácil, en casi todas las empresas hay lista de espera. "En los últimos cuatro años, duplicamos la cantidad de pedidos. El costo de instalación promedia los $24.000, aunque depende el metraje. Es integrable con cualquier alarma y no tiene costo mensual", añade Portela.

VVS Seguridad tiene más de un mes de espera para colocar un cerco electrificado. Su titular, Víctor Vera, explica que "hay como una moda, la gente sabe que el cerco es una barrera física inmejorable. Antes había mucho prejuicio, ahora pese a la crisis económica, la demanda no decayó. No hay peligros, sólo se genera una sensación desagradable que repele al intruso y queda un rato inmovilizado. Los costos rondan los $20.000 si se trata de 10 a 15 metros la superficie a custodiar".

La mayoría de los que colocan estos cercos ya sufrió algún hecho delictivo

Algunas empresas incluyen el monitoreo de la alarma y otras sólo la electrificación del cerco con la seguridad perimetral.

Nicolás Tedesco de SPS puntualiza que "la demanda de los cercos creció un 50% en el último año. La gente busca poder tener un sistema de alarma cuando está dentro de la casa, la protección perimetral es infalible y no tiene falsos disparos al estar a 2,20 metros de altura. Cada vez hay más consultas para casas, ofrecemos un sistema con 5000 voltios, pero sin amperaje. No hay riesgo de vida, se siente como una picana".

En el caso de SPS "una instalación básica de 15 metros ronda los $32.000, a lo que hay que sumar un abono mensual básico de $460 para el monitoreo del cerco. Para instalar el cerco, exigimos que tengan alarma con nosotros. Tenemos una demora de casi quince días", aclara.