El fabricante italiano de cafeteras De'Longhi ha llegado a un acuerdo con el fondo de inversión Centre Lane Partners para hacerse con el fabricante de batidoras Capital Brands por USD420 millones (353 millones de euros).

De'Longhi, que también es dueña de los fabricantes de pequeños electrodomésticos Braun, Ariete y Kenwood, ha explicado que el precio acordado es el resultado de multiplicar por ocho la previsión del resultado bruto de explotación (Ebitda) ajustado para 2020.

"Esta adquisición tiene un encaje perfecto para el grupo De'Longhi y es consistente con nuestros objetivos de expansión geográfica y crecimiento en líneas externas", ha explicado el consejero delegado de la empresa fabricante de cafeteras, Massimo Garavaglia.

Para el ejecutivo, la operación tiene "valor estratégico" desde varios puntos de vista: añade una marca "joven y dinámica" al grupo, eleva la oferta de productos "icónicos" en un nuevo segmento de mercado, aumenta la penetración y expande la importancia estratégica de Estados Unidos y fortalece el "liderazgo" de De'Longhi en el sector de preparación de alimentos.

La adquisición será en efectivo y De'Longhi la abonará gracias a sus reservas de liquidez existentes, sin necesidad de emitir deuda para ello. La transacción se cerrará antes de que acabe el año y será positiva para las cuentas de la firma italiana a partir del año que viene.

Capital Brands estima cerrar 2020 con una facturación de USD290 millones (243,7 millones de euros), por encima de las cifras de ventas del año pasado. Con esta adquisición, Estados Unidos se convertirá en el mercado más importante para el grupo italiano, con unos ingresos anuales de más de USD500 millones (420,2 millones de euros).